UPM (Botnia): la crisis de una política regional dubitativa y asimétrica en Uruguay

2607011_Botnia

Esta crisis entre las políticas de gobierno que se generan en Uruguay y Argentina, en el tratamiento a las EMPRESAS TRASNACIONALES, sean pasteras, mineras, petroleras, sojeras, constructoras, financieras etcétera, expresa que la etapa de superar las contradicciones que en el plano político estas generan, se trasladan rápidamente al plano socio-económico como antagonismo de intereses contrapuestos.

Nosotros venimos expresando, desde hace muchos años, que el imperialismo trata de utilizar estas contradicciones atizándolas en su estructura para que se transformen en antagónicas al interés de la región, que pasa por una etapa de INTEGRACIÓN en camino a la UNIDAD REGIONAL; y como no tiene fuerza social para lograrlo lo hace a través de las debilidades políticas, o fisuras en ese camino de unidad de acción regional, buscando anteponer el “interés nacional” por sobre la política de Independencia Política y Económica que desde Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina y Uruguay se viene tejiendo en los gobiernos de esta parte del continente.

Uruguay, socio menor junto a Paraguay del Mercosur originario, que era un remedo de la necesidad de la integración para el desarrollo de la región y al que calificamos desde l988 de “COMESUR” porque estaba dominado por el interés de las empresas y el capital financiero trasnacional apoyado en el política neoliberal de aquel momento en Argentina hasta el 25 de mayo del 2003, forman parte de esa desigualdad ante un Brasil y Argentina pujantes en desarrollo, en particular desde los gobiernos de Lula y Dilma en Brasil y Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner en Argentina.

Pero esa asimetría en el complejo poder económico, y su aplicación práctica en la industrialización y crecimiento social que debía ser resuelto por la verdadera integración no solo económica sino política en una acción de planificación federativa de países en procesos de estados con gobiernos revolucionarios es la que genera una CONDICION POLÍTICA REACCIONARIA AL PROGRESO DE LA UNIDAD REGIONAL.

El sistema capitalista se unifica concentrándose y eliminando competidores. No conoce ni puede utilizar otra forma de crecimiento que su concentración. El imperialismo es su fase superior tan indudable como “última” de su ciclo de crecimiento, como analizó V.I.Lenin. Pero ésto a su vez no puede impedir que en ese ciclo se desarrollen las NUEVAS FORMAS DE UNA SOCIEDAD QUE LO SUPERARÁ EN EL DESARROLLO. La contradicción también al imperialismo se le transforma en antagonismo cuando debe lidiar con los que se suponen son sus “socios”. Entonces genera, en base a su poderío económico-financiero y militar condiciones que le permitan intervenir apoyándose en las debilidades programáticas y políticas de los gobiernos más limitados en su perspectiva de desarrollo individual, como nación. Brasil y Argentina, como México por el norte, son países con amplias perspectivas de desarrollo y crecimiento. Uruguay está limitado a su condición geográfica como a la presión y poder de penetración de las economías que lo circunvalan.

Por esta razón nosotros venimos planteando a los compañer@s del Frente Amplio de Uruguay, la necesidad de SINCERAR UNA POLITICA QUE, DIRIGIDA A LOS GOBIERNOS DE ARGENTINA Y BRASIL en particular, pero con la base de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Cuba, plantear una discusión acerca de la verdadera Integración de las economías que superen POLITICAMENTE LAS ASIMETRIAS PRE EXISTENTES. Como que de no avanzar en este camino revolucionario se caería inevitablemente en la POLITICA DE UTILIZAR LAS DEBILIDADES DEL CAPITALISMO REGIONAL PARA OFRECERSE COMO “aliado económico táctico” de las trasnacionales yanquis o europeas que en eso de utilizar a los gobiernos en crisis ya tienen la experiencias de África y Medio Oriente.

La errante política exterior en lo que hace a los acuerdos económicos se puede ver claramente, en la intención del gobierno del compañero Mujica, de alcanzar su “integración económica con el área del Pacifico” y un TLC que lo “beneficie al país”, que es una manera concreta de intentar romper el PROGRESO QUE SE CONQUISTÓ EN NOVIEMBRE DE 2005 EN MAR DEL PLATA CON LA LIQUIDACION DEL ALCA, que como dijo Hugo Chávez “se fue AL CArajo”.

En forma concreta pasar a ser un “estado político tapón” contra el progreso regional. Ofrecerse como depositario de la política de penetración imperialista. Paraguay lo hizo a través de un golpe parlamentario sacando al legítimo gobierno de Lugo; en Uruguay presionando socialmente con despidos, o suspensión del trabajo de los operarios de la UPM-Botnia. Pero además consiguiendo inversión (¿?) para realizar un puerto de ultramar en el este del país y otras acciones que condicionan su inversión a una política de retroceso/ desintegración de lo alcanzado en la región.

Eso no es lo que votó el pueblo uruguayo ni está en el PROGRAMA DEL FRENTE AMPLIO con que llegó al gobierno el compañero José Mujica. El tema de las pasteras, no solo es un problema ecológico real, por eso las trasnacionales papeleras son sacadas de Europa y destinadas a países periféricos del sistema capitalista, sino que además es utilizado para desintegrar desde adentro el gobierno del FA, su relación de progreso revolucionario con los trabajadores del país, sino como herramienta a bajo costo, para torpedear la integración y Unidad regional.

“HACER LA UNIDAD POLITICA DE LA REGION”

Nosotros volvemos a plantear que HAY QUE DISCUTIR ABIERTA Y PUBLICAMENTE LAS ASIMETRIAS DE LA INTEGRACIÓN REGIONAL ACTUAL que tiene su raíz en que se hace en base a los patrones que impone el sistema capitalista y por tanto totalmente alejado del interés y la necesidad de los pueblos que la componen. Apoyamos, una vez más, la propuesta de Venezuela con el ALBA y que hiciera reiterada veces el comandante eterno HUGO CHÁVEZ FRÍAS, de “HACER LA UNIDAD POLÍTICA DE LA REGIÓN”. J.Posadas planteó hace 45 años que la integración regional era una necesidad del progreso de América latina. J.D. Perón expresó que en el “año dos mil nos encontrara unidos o dominados” (entiéndase por el imperialismo). Nosotros hoy planteamos que hay que discutir una política que supere los acuerdos económicos entre “los grandes” que más cubren la necesidad de las burguesías de Brasil y Argentina, y por el norte de México y su TLC, por las del desarrollo y construcción de UNA NUEVA SOCIEDAD.

La crisis por la pastera UPM-Botnia, debemos utilizarla COMO HERRAMIENTA DE PROGRESO para poder discutir todos en toda América latina estas situaciones y sus condiciones impuestas por las trasnacionales imperialistas. Se llamen UPM-Botnia o como se llamen.

Llamamos al gobierno del compañero Mujica a no dejarse extorsionar por las necesidades sociales que le plantea la crisis capitalista del sistema, que no solo agrede a los pueblos de Europa, Asía y África sino que viene a esta región a intentar recuperarse.

Este no es un problema de pueblos hermanos sino de POLITICAS PARA ENFRENTAR LA CRISIS DEL CAPITALISMO EN FORMA SOLIDARIA Y UNIDOS EN UNA PERSPECTIVA COMÚN.

POR LA FEDERACION DE REPUBLICAS Y ESTADOS REVOLUCIONARIOS DE AMERICA LATINA

Nosotros planteamos, una vez más la necesidad de Construir LA FEDERACION DE REPUBLICAS Y ESTADOS REVOLUCIONARIOS DE AMERICA LATINA. Que planifique global y regionalmente el desarrollo igualitario, equitativo y armonioso. En el capitalismo, en el neoliberalismo y el “consenso de Washington” eso no se logra nunca. Los pueblos en mayoría absoluta han demostrado su madurez y capacidad de acción para alcanzar la integración con unidad de la que no solo es una necesidad sino que se puede alcanzar y progresar como una sola nación.

Abrir la discusión a la intervención de los pueblos. No caer en el maniqueísmo de La Corte de la Haya, que como la Naciones Unidas son organismos creados que favorecen permanentemente al capitalismo trasnacional internacional.

La ecología es una parte necesaria a la preservación de la naturaleza, el ecosistema y la vida. Pero ello no puede ser extraño al interés del desarrollo de los pueblos, su integración y crecimiento económico. No caer, como hace Greenpeace, en la provocación contra la plataforma petrolera estatal rusa Pirazlómnaya en el Ártico ruso, en una supuesta defensa de la ecología pero a lo Hollywood, con el apoyo de la prensa monopólica mundial. Además instrumentado justo cuando el imperialismo está duramente golpeado tanto internamente como por la política de V. Putin, por la Paz y la Soberanía en relación a Siria que detuvo la Tercera Guerra Mundial, actuando así no como Rusia sino como URSS, como Estado Obrero Soviético que es lo que cada vez que puede expresa el pueblo ruso-soviético.

No es contra el desarrollo de la economía el controlar a UPM-Botnia, sino por el derecho del pueblo uruguayo y argentino a no destruir el ecosistema. Nosotros planteamos que la empresa sea ESTATIZADA y rinda así beneficio al pueblo uruguayo. Que la crisis puede superarse armonizando el interés nacional globalmente como un solo pueblo de la Patria Grande, no como empresa capitalista trasnacional. Por la UNIDAD E INTEGRACIÓN REGIONAL en una construcción de la Federación de Estado Revolucionarios de América Latina.

León Cristalli: Director de la revista Internacional “CONCLUSIONES”
4 DE OCTUIBRE DE 2013 CONCLUSIONES@YAHOO.COM

 

El nuevo accidente ferroviario en once y el gobierno nacional y popular
Detener la Guerra Imperialista que amenaza a Siria, la Humanidad y la Paz Mundial