No fue un acto solo de festejos…

9D-plaza_de_mayo01

…Fue una reivindicación social de derechos y necesidades

PRIMERAS REFLEXIONES SOBRE EL ACTO EN PLAZA DE MAYO Y AVENIDAS ADYACENTES DEL 9 DICIEMBRE 2012

El acto del 9 de diciembre de 2012 en La Plaza de mayo, y varias avenidas de la zona es una masiva respuesta social y política a la provocación que, resuelta por la Cámara Judicial en Lo Civil y Comercial Federal, significa la extensión de la medida cautelar que lleva deteniendo desde más de tres años la aplicación de la Ley 26522. “Cautelar” solicitada por la corporación Clarín que impide que este grupo empresarial tenga que adecuarse a la Ley de Medios y en lo particular del artículo 161 antimonopolios.

LA JUSTICIA DE UNA DEMOCRACIA TUTELADA

Esta medida de la Justicia ni es aislada ni solo expresa la “opinión judicial” de un sector de ese poder del Estado. Por el contrario es una fuerza principal de la estructura de una república construida en base a una Constitución de concepción y aplicación oligárquica como la de 1853 y reformada bajo la égida del “Consenso de Washington” en 1994 en plena etapa neoliberal. Por eso y como dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: “Los gobiernos populares de Perón y de Irigoyen no sufrieron ninguna caída sino derrocamientos y destituciones. Esos derrocamientos explican parte de lo que pasó. Cuando Yrigoyen fue derrocado por un golpe militar, la Corte Suprema dictaminó como legítimos los golpes militares. Allí se inició la historia trágica de la Argentina”.

Como en Venezuela donde, para el Poder Judicial venezolano, nunca existió el golpe “cívico-militar” apadrinado por los EEUU el 11 de abril de 2002, que encarceló e intentó asesinar al presidente Hugo Chávez, que dejó más de dos docenas de muertos y cientos de heridos en la población civil, hasta que el pueblo en las calles, con las fuerzas armadas leales a la constitución bolivariana, lograron retomar el gobierno en tres días de intensa actividad militar, social y política. Condición que lleva más de 10 años sin condenados por esa acción destituyente con golpe militar.

La Justicia, que obra con seres humanos “letrados”, no es independiente del poder económico, sencillamente porque forma parte de una de las tres patas en que se asienta éste. La Constitución de 1853/1994 tiene lazos directos con el sostenimiento de ese poder hegemónico del gran capital, aliado a las trasnacionales imperialistas, que sostienen el “derecho y la democracia” cautelada del capitalismo. Por eso es absolutamente correcto el análisis de la compañera presidenta CFK cuando afirma: “Cuando fui a ver la película de él me llamó la atención un video en el que dice que los poderes concentrados acudían a los fierros y cuando eso se acabó acudieron a los fierros mediáticos. Ahora, cuando a algunos les fallan los fierros mediáticos, intentan construir fierros judiciales, para tumbar a un gobierno”.

Lo que está planteado entonces es: qué “democracia” estamos sosteniendo; como cuál es la nación nueva que queremos construir? El poder judicial no es un actor menor de este curso, y por eso el compañero Néstor Kirchner, luchó por alcanzar un mejor poder judicial, independiente de los poderes del estado como también del poder económico. Sabiendo, seguramente, que siendo el eje de la actual sociedad el capital y no el ser humano, el primero relega siempre al segundo, y debe obediencia en la aplicación de las leyes al poder en que se constituye su factor de vida: el poder político a través de los partidos y los medios de prensa del sistema, pero en lo estructural al gran capital que define la vida de las repúblicas burguesas surgidas del feudalismo colonial.

LA MASIVIDAD E INTERCONEXION SOCIAL DEL ACTO

La primera conclusión de este acto es lo masivo de la presencia de la juventud.

Un primera conclusión de este hermoso acto político de apoyo a la presidenta Cristina y la línea de acción del gobierno que conduce, y que culminó con un festejo artístico, es lo masivo de la concurrencia, como la presencia clara y contundente de la juventud en el. De las decenas y decenas de miles de jóvenes, de familias que con sus hijos iban a ratificar su adhesión al proceso de cambios revolucionarios. De una militancia que ya es parte de la carne y los huesos de este proceso socialmente revolucionario que empieza a dar frutos en el nivel de vida de la sociedad, como que exige su profundización con participación plena popular.

Y esto quedó claramente expresado en la composición social del masivo acto de masas, que desde las clases medias y bajas hasta los más desposeídos del sistema, participaron dándole la alegría, fuerza y en un todo la vigencia de la etapa que está viviendo el país, y la región. Por eso es natural que la presidenta CFK dijera: “Para una militante política, que desde tan joven se incorporó a la militancia, luego de ver tantas cosas en nuestro país; también de conocer esa historia de desencuentros, de odio, enfrentamientos y rencores inútiles y estériles, que sólo servían a un puñado, no saben lo que significa estar hoy frente a ustedes con alegría, con amor, celebrando estos 29 años de democracia y esta década ganada desde el 25 de mayo de 2003”. Una década que ha entrado en la etapa de transición, que no significa ser lineal en absoluto en su progreso y por el contrario avanza en forma desigual y combinada, porque no depende de factores absolutos sino relativos, en lo nacional e internacional, y porque además, es dialécticamente comprensible que así sea en la fase de construcción de una nueva república en tiempos y espacios actuales.

AHORA POR UNA CONSTITUYENTE REFUNDADORA DE LA NACIÓN

Hoy habló la voz del pueblo trabajador, no escucharlo es tarea de pocos, y hacerlo es tarea de todos.

Este acto, como muchas otras expresiones en que los cambios de relaciones en la sociedad, como derechos humanos, relaciones igualitarias y no discriminatorias, integración regional y continentales en un nuevo mundo globalizado en función del progreso social, etc., plantea, en nuestra opinión, que hay que profundizar lo hasta ahora desenvuelto, aplicado y en proceso de ejecución. El Editori@l al cierre de Voz Proletaria 1582, ya antes de esta masiva expresión socialmente revolucionaria, planteó puntos específicos programáticos con políticas de construcción orgánica necesarias. “Unidos, Solidarios y Organizados”, que es un punto clave de ejecución de esto.

El tiempo en que ha entrado la vida el país está marcado claramente en la división de clases en que se plantea la lucha social y política. Sostener la “cautelar” es una medida de la “Justicia”, que por ahora, se somete a la estructura del sistema político-económico en función. En la realidad no hace otra cosa que aplicar la cara real de las leyes surgidas de esta sociedad dividida en clases. El poder judicial no traiciona, sino aplica la sustancia ideológica de clase capitalista de las leyes, donde la propiedad privada está por sobre la social y colectiva de los intereses de la nación, por más que en los enunciados se diga lo contrario, la sustancia siempre favorece al “dueño del poder”, en este caso mediático. Y entonces el problema no es “judicial” o parcial de la aplicación de las leyes, sino una consecuencia política del “estado de derecho” que vivimos donde el verdadero poder no está en las instituciones y los gobiernos, sino en el poder del capital concentrado corporativo, nacional y trasnacional imperialista.

Por eso es absolutamente justo y correcto el término con que la presidenta calificó al derrocamiento de la democracia por “golpe cívico-militares” –término que los posadistas venimos usando como calificativo de aplicación en tiempos y espacios de la “democracia tutelada” en la política del poder hegemónico de la gran burguesía y el imperialismo. Y que expresamos, además, utiliza a las fuerzas armadas como “carne de cañón” cuando les quemas las papas en el horno social-. Entonces lo que hay que discutir al interior de las fuerzas nacionales, populares y democráticas es cómo elevamos este curso en pleno desarrollo, al menor costo y con la participación de toda la sociedad.

Creemos que la compañera presidenta apunta en ese sentido muy claramente cuando plantea: “Es importante que hoy todos juntos valoricemos esta democracia y demandemos mayor profundización en la democratización de todos los poderes del Estado. La gente quiere una Justicia que sirva al pueblo, que sea menos corporativa. Se nos exige a los funcionarios conducta y nosotros les exigimos a todos los poderes del Estado las mismas condiciones de decoro, independencia y respeto a la voluntad popular, y del Parlamento. Si no se respetan las leyes que emanan del Parlamento, ¿de qué democracia hablamos? Yo quiero una democracia plena, profunda, comprometida y sin privilegios”.

La hermosa y multitudinaria manifestación del 9 de diciembre de 2012, mostró claramente que hay cientos de miles de trabajador@s, de ciudadanos, de jóvenes y no tanto, que desean participar, ser parte de esta comunidad nueva en construcción, nacional y regionalmente. No fue un acto de festejo banal por los “29 años de democracia”, sino una reivindicación social de derechos y necesidades. Partiendo que no solo son necesarias las conquistas a alcanzar sino que se pueden lograr.

Creemos los Posadistas que están todas las condiciones internas y regionales para avanzar en el camino de la liberación nacional y social. En que la Justicia Social no esté atrapada, sometida y encapsulada, en la aplicación de la “ley” por un Poder Judicial que ha mostrado en la historia del país, que estuvo y sigue estando de mil formas sometido al sistema actual de relación de poder, que no es lo mismo que la tan promocionada “división de poderes”.

En nuestra opinión, hay que replantearse la vida orgánica de “Unidos, Solidarios y Organizados”, que los partidos y organizaciones sindicales, sociales, culturales que allí militamos seamos expresión de la vida política y amor social de los cientos de miles que el 9 de diciembre colmaron La Plaza de Mayo y las avenidas en apoyo a la presidenta y el gobierno en ésta lucha cada día más frontal como inclemente.

Creemos, y por eso planteamos, en la necesidad de Refundar la Nación con una Nueva Constitución de acuerdo a los tiempos y espacios del país y el mundo. Rescatar lo mejor de la de 1949 y profundizarla en lo necesario. En este sentido recordamos otra parte del discurso de la presidenta CFK: “Invito a todos los argentinos, no a que piensen como pienso yo, o cómo piensan las Madres y Abuelas, sino a tener la misma conducta, porque las ideas no se pueden defender con insultos o agravios”. Nosotros pensamos que “pensar” como la presidenta es hoy apuntar al futuro, a la nueva nación con una nueva sociedad. Es construir desde los cimientos que deja la historia de la civilización humana, como de una sociedad que en crisis en todo el planeta ya no tiene posibilidad de ser factor de progreso alguno.

Un parte absolutamente mayoritaria del pueblo argentino se manifestó en las calles y plazas de todo el país, otro sector desde sus centros de trabajo y su casas. Evidentemente un sector minoritario en lo que hace a la producción y construye el PBI del país no acompaña, está contra este curso, pero en la democracia está la mayoría y la minoría. Hay que integrar a lo mejor de esas fuerzas, como someter socialmente a los que desde el anonimato, y la oscuridad siempre golpista, intentan desestabilizar y destituir a la presidenta CFK que es lo mismo que a todas las conquistas alcanzadas y por lograr o en síntesis a la misma Democracia que estamos sosteniendo y reconstruyendo socialmente.

Hoy habló la voz del pueblo trabajador, no escucharlo es tarea de pocos, y hacerlo es tarea de todos.

LC director de la revista Internacional “Conclusiones”- 9 de diciembre de 2012

Hugo Chávez sembró la Unidad y el Socialismo en América Latina
Viernes 02/11/2012 Charla Debate en el local del POR Posadista