Manifiesto del 1ro de mayo de 2009:

imagen_fondo

LA CIVILIZACIÓN HA ENTRADO A LA TRANSICIÓN HISTÓRICA DE UNA   NUEVA SOCIEDAD SOCIALISTA SIN EXPLOTADOS NI EXPLOTADORES!!!   DE LA CAPACIDAD POLÍTICA Y DECISIÓN ORGANIZATIVA DE LAS DIRECCIONES REVOLUCIONARIAS DEPENDE EL TIEMPO QUE ESTA DURE!!

AHORA A CONSTRUIR EL FRENTE SOCIAL MUNDIAL POR EL SOCIALISMO!!!

Han pasado 123 años de la gesta del proletariado norteamericano el 1ro de Mayo de 1886 en la industrial ciudad de Chicago. Del Siglo XIX, que con el Manifiesto Comunista (1848) de Marx y Engels y aquella descripción histórica “El fantasma del Comunismo recorre Europa”, luego las I y II Internacionales de los trabajadores y el vértice que dará músculos a la lucha de clases de ahí en más, La Comuna de París en 1871, el primer intento proletario de dar vida pensando a la nueva sociedad sin “explotados ni explotadores” que retomarían en los EEUU.
Mientras los que desde el campo económico, filosófico, se dedican a escribir, relatar, o plasmar en ideas el actual curso de la historia en sus tiempos y espacios, interpretadores que viniendo tanto de la  derecha como de la izquierda en su mayoría, analizan la crisis del sistema capitalista como el  sujeto del tiempo; si ésta es sistémica, cíclica, parcial, financiera o gradual y cómo sale de ella, el capitalismo como sujeto dinámico de la historia ha mostrado claramente que no sólo ha entrado en su ocaso histórico, sino en su etapa final. Esto no significa tiempos fijos en el desarrollo de su curso descendente, no pone fechas y nadie podría ponerlas porque no es una simple evolución de lo mismo, sino un cambio revolucionario en la historia de la humanidad y la lucha de clases en que los pueblos del mundo la han hecho progresar. Esta es la razón que la historia le da a Marx y Engels que analizaron el funcionamiento del sistema capitalista, su desarrollo y final, como etapa de transición de la historia en la elevación de las formas necesarias de producir a las de distribuir. MARX  Y  ENGELS SIEMPRE TUVIERON RAZÓN.
Por esta razón es que recordamos a los Mártires de Chicago de 1886, represión que produjo la lucha iniciada un Primero de Mayo de ese año por más de doscientos mil trabajadores en los EEUU., y cuyo eje era conquistar la aplicación de las Ocho Horas de trabajo, frente a la explotación de 14 y 18 horas anteriores como parte, después, de las conquistas y beneficios sociales y sindicales que se conquistaron en estos 123 años. Pero en los EEUU. el gobierno Grover Cleveland auspició la “Noble Orden de los Caballeros del Trabajo ( Knights of Labor)”, que se “festejara el Labor Day” -y que actualmente se festeja el primer lunes de septiembre-, ante el pánico que dejó en la cuna del capitalismo imperialista la lucha del proletariado norteamericano. Hoy asistimos a una nueva era de la lucha de clases y la historia en permanente construcción, pero esas mismas masas que forjaron el país más desarrollado del mundo capitalista, son las que han logrado imponer la ruptura del viejo bipartidismo clásico, a través de un gobierno que, no representándolas como clase trabajadora, nace producto de las contradicciones y antagonismos de un imperialismo en plena crisis. Esta condición se une ahora en la lucha y objetivos que en el tiempo estaban planteadas, hoy desarrolladas, por los Mártires de la ciudad proletaria de Chicago en 1886. Hay una unidad imposible de eliminar por el capitalismo, que se expresa dialécticamente en la crisis del sistema en los EEUU y el gobierno de Barak Obama, aunque éste no lo represente ni pueda sostenerse. Las masas de los EEUU han derrotado en la cuna del imperialismo y el estómago de sistema, las políticas neoliberales, al “Consenso de Washington”  y quitado seguridad en la política de intervención, más allá de que el imperialismo mantenga intacto su aparato económico y militar de producción. Socialmente, la revolución socialista que recorre el mundo bajo mil formas programáticas y banderas políticas ha logrado meterse en el corazón de la inmensa mayoría de las masas trabajadoras norteamericanas y,como en Chicago en 1886, no existe vacuna alguna contra eso porque es parte del progreso social de la humanidad. La actual situación que combina crisis financiera con descontento social y político, de la cual Obama es solo un pálido y no comprometido reflejo con lo que está pasando en una mayoría de los trabajadores estadounidenses, no es similar a la crisis de 1929/30. Allí el sistema se lanzó hacía adelante porque tenía la posibilidad de los nuevos mercados europeos y colonias que conquistar, la II Guerra Mundial sería el medio empleado por la máxima concentración del capital imperialista, el nazismo. Derrotadas las masas alemanas, la degeneración del  joven y primer Estado Obrero Soviético  de la historia, con la ayuda de la burocracia stalinista que primero se alía con Hitler y luego con los “aliados” de Europa y los EEUU con éstos, expresan una etapa de reflujo de la lucha de clases, que hasta la revolución Rusa de 1917 con Los Bolcheviques, Lenin y Trotski, había tenido una ascendente continuidad desde 1848, aun con la derrota de la Comuna de París, porque se estaba generando la revolución industrial y el nacimiento como fuerza social del proletariado en adelante. Los trabajadores norteamericanos salen a las calles en Chicago no solo a la disputa con el sistema por las ocho horas de trabajo, una conquista que había sido legislada en 1886 por 19 Estado de la Unión con la Ley Ingersoll durante el gobierno de Andrew Johnson. Pero se incumplía como norma de la Democracia del capitalismo: “hecha la ley hecha la trampa”. La prensa calificaba la lucha por las ocho horas como “indignante e irrespetuosa” o como utopía y “delirios de lunáticos poco patriotas”. El para muchos prestigioso New York Times editorializaba: «Las huelgas para obligar al cumplimiento de las ocho horas pueden hacer mucho para paralizar nuestra industria, disminuir el comercio y frenar la renaciente prosperidad de nuestra nación, pero no lograrán su objetivo», creando así una precondición de condena a quienes luchaban por la vida en esos momentos, y que como mucho se asemejan ahora a las condiciones de trabajo y la exclusión y marginamiento social, expresan una necesidad acumulada de la sociedad de los productores.
Los acontecimiento de la manifestación del 1ro de Mayo y la provocación policial con un autoatentado dan pie a la represión policial y social. Por esta razón son condenados a prisión y cadena perpetua, Samuel Bielden, Oscar Neebe, Michael Swabb. A muerte en la horca Georg Ángel, Adolf Fischer, Albeert Parsons, Hessois Auguste Spies y Luis Linng.. José Marti el patriota y revolucionario cubano describe en su nota como periodista los momentos en que los cuatro revolucionarios condenados cuando van camino a la horca dejando para la historia la dinámica con que el rayo ilumina y la fuerza con potencia del trueno de Spies que grita: “la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora».
El capitalismo en el Siglo XVIII logro imponerse al modo de producción del feudalismo porque era superior, generando así nuevas relaciones sociales sin tocar la estructura central de propiedad y no cambió el modo de distribución, sino que avanzó con las técnicas produciendo más y mejor; esa es la historia de la economía productiva de la propiedad privada de los medios de producción. Pero no pudo superar la desigualdad que su sociedad genera, la lucha de clases es su antagónico histórico y permanente, por más que hayan asesinado a millones de revolucionarios en todo el mundo, los distintos regímenes más o menos democrático burgueses. Los proletarios de los EEUU en 1886 querían vivir en condiciones humanas, querían una sociedad que los incorporara no como “mano de obra” sino como individuos con todos y los mismos derechos que los que detentaban el poder económico y por tanto la propiedad de los medios de producción. No eran “utópicos” sino materialistas dialécticos, posiblemente sin haber leído o siquiera conocido el “Capital” de Marx y Engels. Llevaban en la sangre la historia de la lucha de clases que tienen todo trabajador desde su nacimiento porque es la única herencia real que recibe en el sistema capitalista. Ellos querían trabajar 8 horas y vivir, y no como en los orígenes de la revolución industrial en Inglaterra (siglo XVIII) donde desde los niños menores de 10 años tenían asignados trabajos para la supervivencia de la familia proletaria. Ellos, en estos tiempos y espacios actuales, son las masas trabajadoras de Venezuela, de Cuba, de Brasil, Bolivia, Argentina, Ecuador, de la Rusia de base soviética, de China, Francia, España, México o los Estados Unidos como parte de un globo terráqueo en revolución. Pero también lo son los gobiernos que han sido conquistados por los pueblos con distintos grados de compromiso con la revolución socialista, nacionalista antiimperialista, en especial en América latina, y en la ex URSS.

EL CAPITALISMO NO TIENE AUTORIDAD SOCIAL NI MORAL.  LA REVOLUCION DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS

La crisis mundial del sistema capitalista no está en la insuficiencia productiva, de costos, sino en su imposibilidad de crear mercado con poder adquisitivo. Como previeron Marx y Engels, el capitalismo se concentra en base a la “Plus valía relativa”, y lo único que la produce es la fuerza del trabajo, el trabajo socialmente incorporado. El capitalismo inventó mil formas de poder extender su economía, creó dineros como mercancía en papeles o divisas, dinero plástico, hasta llegar con la informática al “dinero virtual”,
Lo hizo no porque quería, sino porque lo necesitaba imperiosamente para sostener la inmensa masa de mercancías que la inteligencia humana, vía civilización, crea a cada instante pero que no encuentra mercado. Todo el marketing del sistema se concentró en los últimos 30 años para vender lo que se produce creando e inventando necesidades humanas inexistentes para la vida. En lo político buscó centralizar la economía vía las trasnacionales que producen globalmente donde es más conveniente a sus intereses, y por otro lado desarrollando el neoliberalismo como base de sometimiento, vía FMI, BM y otros organismos regionales, que impusieron a las burguesías nativas una política comercial de depredación en beneficio de las metrópolis del sistema. Un colonialismo de mitad del siglo XX, que agrandó las ganancias y concentración del capital, como pauperizó a la mayoría de la humanidad, porque dos tercios de la humanidad vive en la pobreza, y de ella un 30% por debajo de ese nivel y en la indigencia  Esto a pesar del gran crecimiento de la economía y el PBI mundial.
El sistema capitalista no pudo reproducir la expansión del siglo XIX y mediados del XX, en especial después del acuerdo de Bretton Woods y la creación del FMI con la complicidad, otra vez, de la burocracia soviética. El sistema capitalista solo logra colocar una parte de la producción industrial y agrícola. Mientras millones de seres humanos mueren de hambre anualmente, se produce alimentos para casi dos veces y media la humanidad actual. Esa es la crisis en nuestra opinión, mal denominada o exprofeso escondida como “crisis financiera de los EEUU y el mundo capitalista” cuando la realidad productiva no es esa.. Se les vino abajo toda la vidriera, los estantes y los payasos que desde allí pronosticaron, a fines del siglo XX, el fin de las ideologías y la historia: Los hermanos de los EEUU en 1886 siguen vivos y cada día más vigentes.
Esta situación, que está en el gen del capitalismo, en otras etapas era necesaria de dilucidar por Marx y Engels, y posteriormente a ellos estudiar el Capital para comprenderla, hoy se vive diariamente como una realidad de las masas trabajadoras. No es un éxito de la “informática” o de la difusión cultural, sino es propio del avance de la lucha de clases que ha madurado la conciencia de la humanidad, de esa que se prolonga en el tiempo infinito con la declaración final antes de ser asesinados el 11 de noviembre de 1887, del periodista Spies : “la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora».
El capitalismo no tiene moral social para intentar justificar los crímenes que realiza en esta etapa de la civilización. Su cabeza está concentrada en la acumulación, no tiene forma de romper con esa ley natural del sistema económico que le dio origen. Por eso, cuando hablan de “ética”, los revolucionarios decimos “qué ética” la de Hitler, de Truman en Hiroshima y Nagasaki, la de la guerra contra los pueblos de Corea, Vietnam, Camboya, el salvajismo imperialista en el Canal de Suez, creando un estado tapón al servicio del imperialismo con Israel con bombas atómicas amenazando como brazo del imperialismo a todos los pueblos árabes y musulmanes de Medio Oriente, los que invadieron Guatemala con agentes como Castillo Armas y liquidaron el gobierno democrático y constitucional de Arbenz, que invadieron y fracasaron en Cuba revolucionaria, que armaron el “Consenso de Washington” como brazo político-armado, para la represión social y política como medio de imponer el neoliberalismo, los que asesinaron presidentes como Torrijos, Roldós, Allende, J.J. Torres, que armaron e invadieron  Afganistán creando los “Talibanes”, que nada tienen que ver con las creencias religiosas de los musulmanes y el Corán, sino como secta de narcotraficantes y terroristas, y que aún sostienen para justificar sus ejércitos en la zona y contra el progreso de las masas árabes, musulmanas y en especial del que fue el llamado “campo socialista” y en particular de la base soviética de la sociedad en Rusia actual. Que organiza el golpe del 11 de abril del 2002 contra la Revolución Bolivariana y el presidente constitucional Hugo Chávez, reconociendo al gobierno de facto de “Carmona el Breve”, que pone a sus agentes con valijas con dólares para destituir la legalidad de gobiernos progresistas con medidas revolucionarias, como en Argentina, Uruguay, etc. Que lleva una política económica basada en la explotación, sin salida alguna del resto del mundo, para sostener el sistema capitalista intentado hacer pagar, como ahora con México y su TLC con los EEUU y Canadá, a los pueblos del mundo su crisis sin salida. Esa “ética” que tanto defienden los, por ahora, dueños de los medios del poder mediático y económico, y algunos idiotas de izquierda,, no es la MORAL DE LOS PUEBLOS. La solidaridad que siempre en la historia ha sido la piedra basal del progreso.

LA REVOLUCIÓN CURSO HISTORICO

Es en sentido opuesto a toda esa construcción del sistema que el curso histórico ha entrado en transición. No es lineal, no podría serlo, los progresos de la civilización tampoco lo han sido nunca hasta ahora, pero sí es permanente. ES UNA REVOLUCIÓN DEL CURSO HISTORICO, UN SINCERAMIENTO EN EL CUAL LA CONCIENCIA SOCIAL TIENE UN PAPEL CENTRAL, QUE EN FORMA DESIGUAL Y COMBINADA SE LEVANTA CONTRA TODO LO QUE OPRIME Y REPRIME. Y es allí donde aparecen los Mártires de Chicago, su seguridad social proletaria, su voz retumbando como un trueno mundial que luego da paso al rayo de la inteligencia que ilumina la existencia, ante la desorganización y el comienzo de desintegración del capitalismo. Por eso los Zarkosy dicen “hay que refundar el capitalismo…”. Cómo refundar lo que ya está histórica, y socialmente, en proceso cadavérico? Su “ética” se vino abajo de cara al proceso cultural y social en que avanza el mundo. Quién le cree algo de lo que afirma o dice el FMI, el BM, los Bush y sus propietarios del complejo industrial-militar de los EEUU. Quién puede creer que las Naciones Unidas, y su Consejo de Seguridad en particular, es un organismo que representa a los pueblos del mundo, a los países que lo integran. Quién puede ver en B. Obama, un transitorio de la Casa Blanca porque se apoya para intentar llevar adelante una política neokennedysta, como fue en la década de los sesenta del Siglo XX, “La Alianza para el Progreso” que fracasó en América latina y el mundo como muralla contra la influencia revolucionaria de Cuba Socialista, y en el miedo del grupo de poder en los EEUU., al pueblo norteamericano que consiguió derrotarlos socialmente, aunque no política y económicamente, por ahora.

EN ESTE 1ro. DE MAYO DEL 2009  LA DISCUSIÓN ES SOCIALISTA

Nosotros saludamos a los trabajadores y pueblos del mundo. No lo hacemos simbólicamente sino concretamente por el papel que están desarrollando en la crisis final del sistema capitalista. Los millones de nuevos desocupados que incorporan en EEUU, en Europa, en Japón, China, Malasia, en América latina,no deberían serlo si el capitalismo tuviera posibilidades de reciclarse. Éste ha cumplido su ciclo histórico entrando en el ocaso como sistema social de producción y distribución, lo que aún lo sostiene es que no impidió el desarrollo de las fuerzas productivas, hasta ahora, pero ellas se están volviendo contra porque la productividad con alta valor de plusvalía -a la que nosotros hemos denominado hace años como “plus valía concentrada”-, no genera estabilidad económica. La tangente financiera quebró en los EEUU y el mundo, la vuelta al papel del Estado Nacional como productor le abre una herida mortal al sistema. No hay posibilidad de un keyniasismo del Siglo XXI, ni creación de moneda única, ni Bretton Woods o nuevo FMI reciclado. Y aún sin tener una dirección organizada mundialmente, por ahora, en la lucha por el socialismo, los trabajadores del mundo, la humanidad incluyendo sectores del propio sistema en lo cultural y social, no sienten que este sistema pueda desarrollar la civilización humana. La lucha por la Ocho Horas ha dejado de ser una conquista para transformarse en una necesidad vital con la defensa del trabajo y la estabilidad económica de los trabajadores. Para ello el sistema no tiene ya más argumentos ni argucias. La crisis les ha desnudado su incapacidad política, pero esencialmente que EL CAPITALISMO YA ES ANTAGÓNICO AL PROGRESO DE LA CIVILIZACIÓN. Una conclusión que Marx y Engels, los Comuneros de París, los Mártires de Chicago y el Primero de Mayo de 1886, Lenin y Trotsky con los bolcheviques y la Revolución Rusa de 1917, como todo el proceso posterior del Siglo XX y lo que va del XXI, antes expresaron y quienes, como nosotros sostuvimos con J.Posadas, “El socialismo es una necesidad de la vida”.
Nosotros llamamos a todas las direcciones sindicales, movimientos sociales, partido revolucionarios, a los factores productivos a discutir esta etapa de la humanidad, pero no derrotista, trágica y terroristamente como lo hace el sistema capitalista y sus medios de difusión, sino con la seguridad y la alegría de que la caída del capitalismo no es el fin de la humanidad, de la vida, sino por el contrario plantea la necesidad de reconstrucción de la historia, de sus valores morales como de la elevación de la nueva forma de distribución “a cada uno según su necesidad”.
Llamamos a no caer en el derrotismo que se genera en el individualismo feroz que se hereda del capitalismo, sino en la armonía que nace de la condición como género humano y a éste como conciencia del proceso inconsciente del desarrollo de la naturaleza. No hay que retroceder un ápice en los progresos alcanzados, en que la FUERZA DEL TRABAJO ES LA UNICA FUENTE CREADORA DE LA RIQUEZA PRODUCTIVA. Ni un trabajador despedido en ninguna parte del mundo, que los enormes progresos productivos que ha conseguido la humanidad sirvan socialmente y no individualmente como con el capitalismo. Es falso que haya que reducir trabajadores para salir de la crisis, por el contrario hay que ampliar el trabajo REPARTIENDO LAS HORAS DE TRABAJO CON IGUAL SALARIO Y SIN DISTINCIÓN DE GENERO. El empresario-trabajador, un artesano de esta época, no debe aliarse al gran capital imperialista que se lo tragará como ha hecho con las economías de México en América Latina y los famosos “tigres asiáticos”, a los que nosotros hace 15 años llamamos “ositos de peluche” por su dependencia del imperialismo.
El programa de transición que planteo León Trotsky hoy está más vigente que nunca en la defensa de la continuidad de la vida. El imperialismo va a hundirse y quiere arrastrar a la humanidad. Destruye la ecología, las relaciones sociales, narcoterroriza la vida. Frente a ello no hay opción sino luchar por el progreso social.
La crisis actual es del sistema capitalista, no de los mercados sociales que necesitan cada cosa que se produce para elevar el nivel de vida de los pueblos. Llamamos a los Estados Revolucionarios como Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, a los países en progreso como Brasil, Argentina, Uruguay, etc., en América latina, a defender el derecho de los pueblos al progreso social. A desarrollar el ALBA dentro del UNASUR como una profundización de la Integración regional que hoy aparece en el MERCOSUR. Llamamos a las masas trabajadoras de Europa a utilizar la Comunidad Europea como instrumento de PLANIFICACIÓN DE LAS ECONOMÍAS pero cambiándole el actual sentido de concentración individual, para desarrollar una planificación que vaya a LA UNIÓN DE REPUBLICAS SOCIALISTAS DE EUROPA.
Las masas de los EEUU. han mostrado que pueden derrotar electoralmente a los clásicos representantes del sistema, se preparan para otros progreso superior que es la Independencia social como clase. Las masas soviéticas derrotaron la vuelta al capitalismo de los Gorvachov y Yeltsin, y la Rusia actual es un aliado de las masas del mundo por su liberación social. Como lo es China, aun con su relación profunda con el capitalismo, o Corea del Norte no sometiéndose al imperialismo. El curso histórico en su “sinceramiento” deja vacíos en la construcción de los organismos, ciertamente, pero abre mil nuevas formas en tiempos y espacios para construirlos. Hace 123 años en Chicago se daba una desigual lucha, los trabajadores luchaban por conseguir vivir como humanos dentro del sistema capitalista, la lucha sindical le ponía una meta concreta: las ocho horas. Hoy la humanidad, que busca ponerse de acuerdo consigo misma, ya tiene la MORAL REVOLUCIONARIA INCORPORADA A SU CONCIENCIA QUE LE DE LA SALIDA, QUE ES EL SOCIALISMO
VIVAN LOS TRABAJADORES DE LOS EEUU QUE EL 1ro. DE MAYO DE 1886 DIERON LA LUCHA POR EL PROGRESO SOCIAL!!
VIVA LAS TRABAJADORES DEL MUNDO, QUE HOY ESTÁN RECONSTRUYENDO LA HISTORIA Y SU CIVILIZACIÓN!!
VIVA EL NUEVO MUNDO QUE ESTÁ PARIENDO LA HUMANIDAD!!!
VIVA EL SOCIALISMO!!!
Por el Secretariado Internacional de la IV Internacional
Joel Horacio (LC), 24 de abril de 2009.

 

La masacre campesina en Perú, las elecciones europeas y la crisis de la socialdemocracia
Declaración del POR Posadista