EL CURSO REVOLUCIONARIO DE AMÉRICA LATINA SE PROFUNDIZA: VENEZUELA, PARAGUAY Y ARGENTINA LO EXPRESAN

7MPanorámicaCentro

En pocas horas, Venezuela revolucionaria, Paraguay en profunda crisis social y Argentina, expresan la misma necesidad para afirmar, construir o imponer por la lucha de clases una Nueva Sociedad.

Sería necio políticamente intentar siquiera separar este curso de lo que se está desenvolviendo en el mundo y específicamente en los EEUU. Donde hay una realidad dinámica y en permanente evolución en la que el sistema mundial capitalista y su cabeza, el imperialismo yanqui, ha perdido la “hegemonía” del curso y entonces actúa en una doble crisis, mundial y una interior, que aún no se ha dirimido en quién es el que decide. La permanente crisis del gobierno de Donald Trump que debe lidiar con la sólida estructura del sistema imperialista concentrado allí, sea en Wall Street o en la corporación estadounidense trasnacional que dirige mundialmente el sistema y ha logrado ciertos “éxitos” en una etapa -hoy pasada- tirando abajo militarmente a gobiernos de Irak, Libia, desestabilizando Siria, como antes Yugoeslavia; las relaciones con la Rusia de base Soviética en la que una parte del capitalismo norteamericano, que expresa Donald Trump, quiere arreglar un acuerdo para ganar tiempo a su interior y reordenar el funcionamiento interior corroído por la crisis mundial del sistema y sus consecuencias las que si bien aún no han estallado se va en ese camino por un “subyacente” curso de rebelión interior de las fuerzas productivas en alianza con la lucha de clases en los EEUU, siendo eso el centro real de esta etapa de la historia de la civilización.

En América latina han obtenido en la etapa Barak Obama algunos logros como son tirando abajo gobiernos por golpes militares y judiciales o imponiendo por la mentira y el miedo a gobiernos como el de Macri en Argentina; quedarnos en esto sería un error en nuestro análisis y fundamente en las enormes perspectivas del progreso en pleno desarrollo.

En Venezuela Revolucionaria lo que se ha expresado por estos días, no es un problema judicial o legal constitucional. Sino que para avanzar la revolución Bolivariana y Socialista necesita instrumentos de construcción que aún no ha logrado. Entonces este curso estalla tanto en el campo del gobierno del camarada Nicolás Maduro, como en la oposición que navega en un mar de inseguridades sociales. Allí, como en Argentina y Brasil particularmente y como ya lo hemos venido exponiendo en anteriores análisis, “la fuerza de la reacción conservadora y neoliberal, es nuestra debilidad en la construcción de la Nueva Sociedad que exige tanto medidas económicas profundamente revolucionarias- aun en la transitoriedad del curso-, como en la definición social del curso. No hay forma estable de sostener el progreso social en una realidad ambivalente en la que la presión del sistema mundial capitalista y sus cientos de instrumentos tienen peso aferradas a una “democracia republicana” de la cual solo se aprovechan en lo que les conviene y desconocen cuando también les conviene. Los golpes militares del 2002, el sabotaje petrolero del 2002/3, la absurda pérdida del valor del petróleo, principal ingreso de divisas del país, las corridas bancarias desde adentro y exterior atentando contra la moneda -el Bolívar-, el desabasteciendo de alimentos, medicinas, etc.; ese es el curso de los 18 años en que ha debido luchar de la revolución bolivariana, chavista y socialista para desenvolver medidas que, aun no siendo todas anticapitalistas, atentaron y atentan contra su funcionamiento económico, político y social en el país y rompen la estrategia imperialista de dominación.

Allí está, en nuestro análisis reiterado en estos años, “la base de la permanente crisis entre el progreso social y la involución que intenta realizar el imperialismo y sus secuaces en Venezuela Revolucionaria”. Todo lo demás es solo parafernalia de sectores que quieren discutir “la inmortalidad del mosquito”, es decir lo que no hace al curso social y político, sino a la cáscara de un fruto social revolucionario que como decía el maestro J.Posadas no hace a lo profundo del curso interior que es la intervención, y que hoy es el empoderamiento social en la defensa del progreso alcanzado; por eso perdimos físicamente al camarada Hugo Chávez pero así como él pervive en lo mejor del pueblo venezolano, y del mundo, de la misma manera estas acciones, como la judiciales en Venezuela, solo expresan el desenvolvimiento DESIGUAL Y COMBINADO DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA QUE HAY QUE PROFUNDIZAR EN VENEZUELA.

Así como “no hay socialismo en un solo país”, y Cuba Revolucionaria es un ejemplo clarísimo de cómo hay que aprender a utilizar las armas de la política y la sociedad para defender organizadamente desde el pueblo los progresos alcanzados planteando en su Constitución que Cuba es un país SOCIALISTA, de la misma manera hay que analizar e intervenir en proceso políticos electorales como hoy en Ecuador, y pronto en Argentina o Brasil, no dependiendo de lo que hace o quiere encausar el enemigo de clase, sino en lo que hace y defiende, desde el campo nacional, popular y democráticamente revolucionario, el interés de las mayorías de las poblaciones. Es decir de las fuerzas del trabajo y el estudio. Lo demás en basura de discutir “la inmortalidad del mosquito” por parte de organismos del sistema hegemónico mundial que hoy en su descomposición se vuelven más agresivos y contrarrevolucionarios como la OEA, etc.

La integración regional, el UNASUR y el CELAC, no fracasaron sino que no pudieron jugar su papel porque aún son proyectos del capitalismo nativo que disputa entre sí mercados y producción, pero no tienen, como planteaba Hugo Chávez, la capacidad de lograr ALIANZAS POLÍTICAS, y esa es la tarea que a corto plazo va a desenvolverse como para ser indivisible el curso en toda América latina, como ya se hace en otras parte del mundo con la Rusia de base soviética y el Frente Único Antiimperialista Mundial objetivo.

Lo de Paraguay es una crisis donde las mafias políticas y financieras aliadas al narcotráfico, etc., tratan de someter al pueblo paraguayo a una permanente dictadura política y policial. Por eso pueden destituir al presidente Lugo, como ahora rebelarse cuando pierden en el Senado esa propiedad dictatorial. El pueblo paraguayo sabrá más temprano que tarde dar vuelta a esta situación y dentro de una RECONSTITUCIÓN REGIONAL SACARSE DE ENCIMA A LAS LACRAS QUE RETRASAN EL PRORESO DEL PARAGUAY. Volver a los años del proceso que ya intentó, y logró éxito en el Siglo XIX, destruir el progreso del Paraguay impuesto por la contrarrevolucionaria Guerra de la Triple Alianza.

Por esto no hay posibilidad de ser “objetivos” analizando lo que pasó en Venezuela revolucionaria. No hay ni golpe ni retroceso, hay SINCERAMIENTO DE UNA CONDICIÓN DE CAMBIOS REVOLUCIONARIOS QUE LOS CAMARADAS Y EL PUEBLO VENEZOLANO DEBERÁN RESOLVER UTILIZANDO LAS ARMAS QUE DA LA LUCHA DE CLASES Y LA REBELIÓN DE LAS FUERAS PRODUCTIVAS EN EL MUNDO, pero también como comenzamos en este breve primer análisis en “los EEUU y la rebelión subyacente que se expresó en el voto de obreros y marginados del sistema, en las elecciones y el triunfo de Donald Trump”.

Argentina va a UN PARO NACIONAL DE 24 HORAS que será masivo y fijará el camino de cómo deben intervenir las direcciones. El “apoyo a Macri y su Combo” es solo lo que se dio ayer, escuálido y por tanto agresivo y como en Venezuela tratando de provocar YA NO UNA GRIETA SINO UNA AGRESIÒN SOCIAL A LOS QUE PRODUCEN, A LAS FUERZAS DEL TRABAJO. Ni siquiera fue de la clase media y pobre, que no puede comprar dólares pero que sabe se ha empeñado al país por generaciones otra vez. Y esto se va a expresar en 6 de marzo cuando el pueblo trabajador, intelectuales, científicos, militares, fueras progresistas se expresen en un Paro nacional que convocan la CGT y CTA con sindicatos, que será total. Como también la reorganización al interior del campo sindical y político, una de cuyas expresiones ya lo es la Corriente Saúl Ubaldini, la Corriente Sindical Federal que enarbolan los Históricos Programa de La Falda y Huerta Grande, como los 26 puntos de la CGT de Ubaldini.

Por eso este supuesto éxito en el (¡?) retroceso de Maduro, o el supuesto “éxito” del acto de apoyo a Macri en Argentina de algunos miles de desclasados sociales y marginales de la sociedad resentidos con el progreso social de los demás, se desenvolverá de inmediato en un Boomerang contra la coordinada acción mediática internacional y nacional. Estos sectores en crisis terminal políticamente recurren al único argumento que como herramienta les queda. Los medios de prensa, ese IV Poder histórico que hoy algunos redescubren como solo actual cuando siempre lo fueron, y entonces son parte de LA MENTIRA PARA LLEGAR AL GOBIERNO COMO PARA DESPUES PONERSE COMO PALADINES DE LA DEMOCRACIA (¿?), pero de fondo no representan sino a una pequeñísima parte de la población.

Es por allí donde pasa el curso del progreso de Argentina y la región. Las elecciones solo son un instrumento más, en la que HAY QUE INTERVENIR CON LOS MEJORES CUADROS DE LA CLASE OBRERA, INTELECTUAL, PROFESIONALES, MILITARES, ETC, en un gran FRENTE ÚNICO NACIONAL, para logar en la brevedad el llamado a UN REFERENDUM CONSTIYUYENTE PARA REFUNDAR LA NACIÓN EN UNA REPÚBLICA NACIONAL, POPULAR Y PROFUNDAMENTE DEMOCRÁTICA COMO REVOLUCIONARIA.

El mismo curso que se impone en Paraguay y Venezuela como también en Brasil, y seguramente en Ecuador con Lenin Moreno.

No hay ningún retroceso en el progreso de la historia social de la humanidad, lo que se expresa es el “Sinceramiento de ese curso” y las direcciones de masas que deben asumir ese papel, Quién o quienes no entiendan este curso quedaran en populistas, asistencialistas y electoralistas sin futuro alguno. Venezuela muestra que hay “una amplia alameda” –como dijo el compañero Salvador Allende-, por donde transitarán los pueblos en la construcción de la NUEVA SOCIEDAD EN CURSO.

2 de abril de 1017.

León Cristalli director de la Fundación J.Posadas Internacional.

Trump es la crisis de EE.UU en un mundo en revolución II
VOZ proletaria 1612: Manifiesto Programático