Organizar el Frente Único Social

En el plenario de Ferro, la Asociación Bancaria se incorpora a la Corriente Política Sindical Federal (foto VOZ proletaria)

 

Editori@l

ORGANIZAR EL FRENTE UNICO SOCIAL: CGT Y CTA, SINDICATOS, MOVIMIENTOS SOCIALES, PARTIDOS DEL CAMPO POPULAR, ORGANIZACIONES DEL PUEBLO, PYMES, ESTUDIANTES, PROFESIONALES, ARTISTAS, MILITARES NACIONALISTAS

  • La Constitución de 1949, los Programas de La Falda y Huerta Grande, los 26 puntos de la CGT de Ubaldini
  • CONSTRUIR UN GOBIERNO NACIONAL PARALELO, POPULAR DEMOCRÁTICO Y REVOLUCIONARIO
  • POR UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE REFUNDADORA DE LA NACIÓN

Desde el 10 de diciembre de 2015 el país vive en una permanente crisis de gobierno. Ello se expresa claramente en la imposibilidad de lograr imponer a la población un programa Político-Económico que involucione los progresos alcanzados en los últimos12 años hasta el 9 de diciembre de 2015. Fracaso, que en la forma es de M. Macri y su ministros y funcionarios incorporados de apuro en la administración pública, pero en la realidad es del programa neoliberal conservador involucionista que se quiere imponer a la sociedad en su inmensa mayoría, que incluye a una parte que lo votó electoralmente.

Esto muestra, en nuestra opinión, dos aspectos específicos del actual curso en que contradictoriamente el gobierno macrista no logra retroceder socialmente en la población lo que constituye los progresos del nivel de vida de estos últimos 12 años y medio, sino mediáticamente desdibujar lo que se avanzó estructuralmente en estos 12 años; y por el contrario se ve cuestionado y desnudado por el mal funcionamiento de las instituciones de un Estado al que desde la política de involución se le intenta hacer el papel, y parcialmente logrado, negativo, reaccionario de cara al anterior Estado nacional que avanzó en toda una etapa en la reconquista primaria de lo que hace a la Nación.

Este gobierno nacido de una contracción electoral políticamente muy variopinta, pero que se pudo concretar por la puerta que dejó abierta la no profundización del curso anterior en tiempo y espacio. Por esta razón Macri y su combo es un gabinete de que avanza por DNU y retrocede en “chancletas” al mismo tiempo que pega socialmente y va acortando los derechos democráticos de la población. Pero ello es posible por los acuerdos con la temerosa y genuflexa política de una “oposición” que logra coaligarse más en el temor a tener que asumir la responsabilidad de los verdaderos cambios, que necesariamente tendrían que ser revolucionarios como continuación de los 12 años, y por ello está conformada en base a los que saltaron el “muro” tanto hace 5 años, como los que eran parte de un bloque legislativo en que se apoyaba el progreso y hoy inversamente votan contra a lo que decían antes defender.

Eso es lo que consideramos un “sinceramiento” político en cuanto a sus reales objetivos en perspectiva de construcción de un país, “Justo, Libre y Soberano”. Eso no es “pérdida” sino sinceramiento y aflorar un lastre de cara a la realidad que siempre anidó en su política de seudo “peronismo” burgués pro capitalista que es no cambiar nada estructural negando el curso para avanzar a la reconstrucción de una Nueva Sociedad.

Esta defección de una parte del arco nacional y popular es la única herramienta regresiva políticamente en que se pueden apoyar los retrocesos sociales y políticos actuales involucionando lo que, hasta el 10 de diciembre de 2015, parecía una férrea y sólida estructura.

Esto abre así lo que en el anterior Editori@l del Nº 1607, calificamos del “Territorio de nadie” que en nuestra opinión, es la forma en que por un lado se cuestiona a la dirección política del progreso que significa el kirchnerismo, aun cuando éste no lograra afirmar una lógica y necesaria continuidad política gubernamental, condición que se expresa generándose una diáspora política de direcciones que dicen continuar y defender el progreso de los 12 años sin lograrlo en una realidad que los trabajadores ven diariamente. Como desde la vereda nefasta del frente macrista se hace del cinismo político realidad de gobierno al negar lo que realiza. Eso es que lejos de poder armar una base social de respaldo a su política neoliberal, conservadora e involucionista ha entrado aún en su apoyo electoral de un rápido deterioro que solo cosecha descontento masivo de la población. Condición que incluye en esta fase a sectores que le eran propios en su argumentación anti Kirchnerista base del Frente Electoral de la II Vuelta del 27 de octubre de 2015, que arrastró un arco opositor de tiros y troyanos indistintamente. Que incluye a sectores de la seudo izquierda. Así ganó (¿?) Cambiemos en la provincia de Córdoba, Buenos Aires -Capital y Provincia-, Santa Fe, etcétera.

EN POCOS MESES SE DESINTEGRA LA POLÍTICA DEL GOBIERNO DE LOS CEO

Aunque consideramos que no es lo central hacer girar la política sobre la crisis del gobierno macrista sino en lo que hace a la necesidad de construir un FRENTE POPULAR, DEMOCRÁTICO Y REVOLUCIONARIO. Por eso El Frente Ciudadano es una forma de organización social objetiva. Y ello se da en las acciones populares como puede ver en que la política de involución social y económica el gobierno la realiza a contra natura de lo que dijo y dice ser su “política”. Y que para realizar una teatral y cínica acción contra las conquistas del pueblo, declara aquello del menemismo: “si te digo lo que iba a realizar me mandaban a un manicomio” como dijo M. Macri. Y esto tiene un costo social enorme perdiendo base y política de sus temporarios aliados que como Massa y otros que lo sostienen parcialmente en el mismo barco pero haciéndole huecos en el fondo de éste.

DEL PAPEL DE UN ESTADO DISTRIBUTIVO DE LA RENTA NACIONAL AL ESTADO PRIVATIZADO Y AUSENTE

El actual gobierno necesita de un “Estado ausente” que acepta irse desintegrando en la privatización abierta o encubierta de las empresas estatales y la política de los 12 años anteriores. Por eso hace un escarnio del papel del Estado y la “burocracia” estatal pero su objetivo es romper el papel del Estado como ente redistributivo de la renta nacional, que hacía aun parcialmente el kirchnerismo. La ferocidad de las tarifas de los servicios no solo es económica SINO POLÍTICA, TESTIGO DEL OBJETIVO DE ESTE GOBIERNO. Y ello es romper con los derechos y conquistas alcanzadas durante 12 años. Este Estado ahora lo muestra en su ineficiencia en resolver los graves problemas que a la sociedad acarrea esta política del macrismo, y ello no espera a 2017/19, sino que es necesario un golpe de timón para “cambiar” esta realidad que desde abajo se está estructurando en la sociedad mayoritariamente.

En esta realidad el papel de los actores sociales, políticos, culturales es fundamental. Por ello fue lo central en nuestros análisis previos a las elecciones del 2015, a través de Voz Proletaria, y que sigue siendo lo que se planteaba como eje del curso: Era la necesidad de, estimulando la participación social, construir poder y desenvolver instrumentos de doble poder que sin negar el que emana del gobierno constitucional constituido, debían ser la estructura segura de los progresos alcanzados con amplia base social al mismo tiempo que debía “profundizarse en la medida de transformar el Estado nacional en una etapa de Transición a un Estado Revolucionario”, única y real garantía en tiempo y espacio.

DE LOS BALCONES DEL DIÁLOGO A LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner desde lo que calificamos “Los Balcones del Diálogo” en la Casa Rosada de Gobierno, y mucho más profundamente en su discurso del 9 de diciembre en la Plaza de Mayo, planteó esa necesidad del “empoderamiento del pueblo”, de su papel como dirección, o en términos marxistas “objeto y sujeto del curso social revolucionario”. Creemos que allí estaba, y está la verdadera fuerza que en el 2003 sacó al país de la desintegración a que lo había llevado la política neoliberal del capitalismo y generó seguridad en la posibilidad de construir herramientas de una enorme fuerza social de la clase trabajadora como eje del progreso del país que a su vez influenció en la región y del mundo.

Las contradicciones de un mundo capitalista en crisis final donde conviven por ahora el imperialismo que ha perdido la “hegemonía” del curso histórico y debe negociar para ganar tiempo al mismo tiempo haciendo guerras regionales, étnicas, creando terrorismo, busca impedir así el progreso de la lucha de clases, que la humanidad desde su conciencia logre avanzar para la construcción de una Nueva Sociedad Socialista.

De cara a este proceso “irreversible” del curso de la historia de la humanidad aparecen como como remanentes del pasado los estentores del capitalismo feroz, el individualismo que lleva a la destrucción de todo tejido social progresivo a la construcción humana. Y ello es posible no por las fuerzas de esa moribunda sociedad sino por las debilidades de la nueva que está naciendo. En estos 8 meses de gobierno, contando a partir de lo que dio como resultado la II Vuelta electoral del 27 de octubre de 2015, el macrismo solo ha logrado imponer medidas de involución a través de decretos (DNU), endeudamientos externo de más de 70 mil millones de dólares sin pasar por el parlamento o conseguido bajo la presión de la mano dura de la economía a las regiones y fundamentalmente contando con la complicidad de una “oposición” o seudo oposición que débilmente termina conciliando o aceptando lo que después en la discursiva política niega haber realizado.

Pero ello no le da fuerza al proceso macrista de gobierno; por el contrario lo debilita cada día, porque va enfrentándose con la natural reacción del 80% de la sociedad que no está dispuesta a volver al curso de 1976, los 90 al 2001. Hoy, una gran parte de la clase media, intelectuales, artistas, científicos, que incluye a muchos de los que lo votaron, hoy están caceroleando y haciendo “ruidos” contra los aumentos del Gas, Electricidad, Agua, Transporte y el costo ascendente de la vida, no la vida ascendente sino lo que hay que tener en el bolsillo para vivir.

Los sectores más bajos económicamente de la clase, los más pobres, quienes viven en “los territorios” en particular del Conurbano Bonaerense, NO SE HAN EXRESADO AUN MASIVAMENTE como sí lo hizo y hace la pequeño burguesía capitalina y sectores de trabajadores organizados en sindicatos. Porque vienen de acumular en la lucha de clases mayor conciencia de clase y entonces responden orgánicamente a ello, en cambio en las zonas más pobres se expresa una conciencia de clase deprimida porque no está en la estructura que hace al PBI, se siente prescindible como clase trabajadora. Ello desenvuelve atraso político y una de sus consecuencia es el clientelismo y asistencialismo que fue inculcado y fue una de las bases de las limitaciones de la política del kirchnerismo y por eso no pudo desenvolverse fusionada a la lucha de clases sino parcialmente. Y esto lo analizamos en muchos en los edit@ del Voz Proletaria y textos diversos: EL ASISTENCIALISMO, EL LLAMADO BUEN VIVIR, NO GENERA CONCIENCIA SOCIAL PER SE”, y entonces cuando se golpea económicamente, como ahora, tardan en reaccionar o se defienden finalmente asaltando supermercados, etc, porque la depresión política no organiza la vida, sino tiende a buscar y/o encontrar salidas no orgánicas, más allá que, como en el diciembre del 2001, puedan terminar echando a un gobierno, aunque esto pasó con la intervención de amplios sectores de la clase media pobre de las ciudades y una parte de la gran burguesía que quería parar la desintegración del país.

Por eso es muy importante que los sectores de la cultura se expresen abiertamente, sin tapujos y desde el campo de clase que cambie esta realidad. Pero lo que generalmente le ocurre a los intelectuales es FIJAR UNA POLÍTICA DE CLASE Y REVOLUCIONARIA para esta situación que se expresó y masivamente en los centros urbanos del todo el país FUE LA PROTESTA DE CIENTOS DE MILES que ven que se les quiere imponer un retroceso en la vida, pero no de forma sino de contenido cuando desde el gobierno dicen las barbaridades como “se creyeron que tenían derecho a tener auto, moto, tv, celular, etcétera.” es decir retroceder el nivel de vida en todos sus aspectos y no están de acuerdo, o como dice la calle : NO NOS BANCAMOS OTRA INVOLUCIÓN. Como también que hay una herramienta que empieza a aparecer y construir que es LA UNIDAD DEL PUEBLO desde abajo. Y allí están surgiendo las nuevas direcciones intermedias y bajas de la clase trabajadora, que van a presionar hacia arriba para sacarse de encima a las viejas y corruptas burocracias, no solo en los sindicatos sino también en los partidos.

Las acciones en Villa Constitución, San Nicolás, en el Estadio de Ferro, la preparación de la Marcha Federal para agosto, y con las limitaciones del caso la misma “unidad sindical de las centrales” en la que se plantea la realización de un Paro Nacional, como muchas otras acciones de masas, muestran claramente que lejos de someterse el pueblo está desenvolviendo nuevos y más profundos sentidos de y organismos de lucha. Y he allí que quedarse en la vereda de la humedad esperando las elecciones como solución a los problemas actuales es ver con anticipación pasar el féretro del clientelismo político electoral.

SINDICATOS, PARTIDOS, UNA NUEVA CONSTITUCIÓN Y DIRECCION DE CLASE

Las posibles formas en que se dé la reunificación sindical, tanto de la CGT como CTA, la función de algunos sindicatos y gremios en particular en este contexto del país tienen una responsabilidad mayúscula. Un pensamiento revolucionario desde el campo sindical es el planteamiento del gremio bancario a través del secretario general de la Asociación Bancaria Sergio Palazzo que plantea que “El partido más grande es la clase trabajadora“, el movimiento obrero organizado. No es casual sino profundamente objetivo que los sindicatos en esta etapa de profundas desigualdades ellos asuman un papel central en la lucha de clases. Ya J.Posadas planteaba en 1952 la necesidad de discutir y construir el Partido Obrero Basado en los Sindicatos, (P.O.B.S.) en que éste manteniendo total independencia de clase fuese el principal soporte del curso proletario del peronismo. El curso posterior y durante 18 años mostró la corrección de este previsor análisis acerca del valor del P.O.B.S. Todas las luchas de masas posteriores al golpe reaccionario de 1955 fueron encabezadas por los sindicatos, por la CGT. Y es desde allí que surgen los históricos Programas de La Falda (1957) y Huerta Grande (1962) que es la política de la clase trabajadora ante el sistema. Y es desde allí que vienen el “Cordobazo”, El Programa del 1° de Mayo, los 26 Puntos de Ubaldini, etc. En toda esa lucha social y política está la reconstrucción de la Nación, en el mismo sentido que fueron parcialmente desarrolladas en estos 12 años de kirchnerismo. Por ello no se puede avanzar haciendo castillos en el aire “esperando” que el sistema de gobierno actual llegue a las elecciones parciales de 2017 o las generales del 2019. Pero sí se debe plantear como parte del programa político la necesidad de una ASAMBLEA CONSTITUYENTE refundadora de la Nación.

Reiteramos lo hace muchos meses expuesto en nuestra prensa: “La fuerza del macrismo y su combo, es nuestra debilidad política y orgánica”. No es mediáticamente que se puede combatir la explotación del trabajo, como tampoco dejando enormes espacios de tiempo abiertos a la desesperación social, proponiendo y esperando solo salidas electorales a largo plazo una equivocada política que incluye a los que dicen “darle gobernabilidad a la dictadura económica” o construir una política de “diálogo” cuando lo que hace el poder es dar palos a los trabajadores todos los días. Lo que está involucionando es la condición de vida del 85% de la población. Lo que está planteando otra vez como en décadas anteriores, a que los mismos sectores del capital “nacional” en construcción de una hipotética burguesía que ni Perón logró afirmar, vuelvan a ser sólo parte financiera de un país que espera de la “inversión privada trasnacional corporativa” la solución a la crisis del capitalismo en el país cuando estos sectores son los que están en crisis en Europa, los EEUU. y en los mismísimos Japón y Alemania.

POR UN GOBIERNO PARALELO QUE CENTRALICE Y ORGANICE LA RESPUESTA NACIONAL Y POPULAR

Hay distritos como en LA MATANZA, llamada la 5ta provincia, pero también en otros distritos de la provincia de Buenos Aires, del Chaco, de Santa Fe, Entre Ríos, donde existen gobiernos locales, provinciales, municipales, distritales etcétera. en los que se tiene el poder de conducción político, aunque se dependa económicamente del gobierno central macrista o provincial de Eugenia Vidal. Nacionalmente es el 49% electoral pero socialmente es el 70% de la población que hoy siente la necesidad de la defensa de las conquistas y avanzar en los “cambios necesarios” y que siguen siendo la de la profundizar lo avanzado en los 12 años precedentes en política interna como internacional. Defender la Integración Regional, el nuevo papel que asumía el Mercosur, afianzar la UNASUR Y EL CELAC. Y medidas económicas al interior del país de acuerdos provincial-regional para romper el monopolio de la centralización en el gobierno central. Discutir el país Federal pero a su vez Integrado Políticamente en un plan de desarrollo y Estado que no se sujete al Plan de gobierno neoliberal. Los puntos de los Programas de La Falda y también Huerta Grande tienen herramientas de aplicación provincial, distrital que pueden discutirse con los sindicatos y movimientos sociales y partidos del campo nacional y popular.

Las provincias, distritos con gobiernos populares pueden avanzar en proyectos de “misiones” para resolver problemas regionales donde la participación comunal, sindical y partidarias que junto a las autoridades electas sean un GOBIERNO REAL. En la lucha de clases el sistema capitalista construye y funciona con los llamados “gobiernos en la sombra”. Que es lo que vemos que realizan con sus organizaciones patronales, empresariales, financieras y políticas que permanentemente, y centralizadas por el imperialismo, realizan una política de obstrucción a lo que desde el Estado llevan gobiernos nacionales, populares, democráticos y revolucionarios. Los anteriores casos de Honduras y Paraguay son ejemplos claros, pero mucho más actuales lo de Brasil y ahora Argentina. En Venezuela ahora, y como en 1973 en Chile contra Allende, hacen tarea de abierta y permanente conspiración para derrocar al gobierno. El sistema capitalista cuando impone un gobierno, detenta el poder del Estado Nacional y desde allí mueve los instrumentos de esa República, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Cuando no logra imponerse a los pueblos entonces forma los “gobiernos en las sombras”, o la oposición reaccionaria y/o contrarevolucionaria según el gobierno a todo lo que hace ese gobierno nacional y popular.

El pueblo tiene derecho legítimo a constituir organismos de doble poder ciudadano. Que el Frente Ciudadano sea una herramienta de “empoderamiento Popular” en el camino a la Marcha Federal y la Huelga General en defensa de las conquistas sociales, políticas y económicas alcanzadas.

ER. 24 de julio de 2016

VOZ proletaria 1608
VOZ proletaria 1607: Nota de actualidad/Edit@rial