La crisis económica con explosividad social hace al país del territorio de nadie

marcha12abril

a)El papel de un nuevo Estado que involucionando socialmente quieren instalar.
b)La crisis no es de la economía sino del sistema económico capitalista.
c)La inflación en la economía es inherente al sistema capitalista.
d) La “inversión externa”, competitividad productiva y el progreso social.
e)El barco del gobierno de M. Macri navega en la incertidumbre del sistema en crisis que no puede superar en el mundo
f)México, Brasil y Argentina el Plan desestabilizador de la Unidad Latinoamericana
g)La clase trabajadora tiene desde los sindicatos (1957/62), en los históricos programas de gobierno de La Falda y Huerta Grande, una propuesta propia  de clase e independiente, pero debe construir política y organización en una CENTRAL SINDICAL ÚNICA de Clase y Revolucionaria.
h)Es necesario discutir y encarar la construcción del Frente Ciudadano y el rol de los Sindicatos, la CGT-CTA, Movimientos sociales, partidos del campo nacional y popular, profesionales, culturales, barriales, etcétera. en el camino a una NUEVA SOCIEDAD

El gobierno “cortoplacista” de Macri y sus CEOs “cuentapropistas del imperialismo”, han desatado el nudo gordiano acerca de qué y cual sociedad se quiere o se está construyendo en la Argentina. Una discusión política que durante 12 años se mantuvo en el cauce de lo interno del Gobierno Nacional, Popular y Democrático y que al no resolverlo permitió a la reacción política del sistema reorganizarse y construir una dirección que, aún genuflexa en su estructura, ha asumido el gobierno pero está lejos de tener el poder social.
Muy a su pesar, esta peculiar dirección del sistema capitalista que no tiene en su seno a “políticos con partido”, ha destapado una Olla donde se cocinaban tanto los progresos alcanzados por estos 12 años de políticas nacionales y populares que encabezó el Kirchnerismo como las profundas contradicciones que contenía el llamado “proyecto nacional y popular” en lo que hacía a los objetivos sociales políticos con los económicos del gobierno como de una estructura económica capitalista que no podía sostener en el tiempo estos progresos sin chocar con lo que hace a su naturaleza de clase capitalista. Una contradicción que se desenvolvió en antagónica al desarrollo de las fuerzas de la economía capitalista disputando con la dirección política a una definición concreta: Capitalismo o Nueva Sociedad de transición camino al Socialismo.
Esa es la “pesada herencia recibida” de la que habla Macri y su combo, no de otra porque no las hay. Lo que enerva a la oligarquía corporativa es que debe enfrentarse con una realidad en el desarrollo de la economía, o en un Plan Económico que le tiene cerradas las podridas puertas del neoliberalismo clásico porque la población ha evolucionado en elevar su nivel de vida y una parte muy importante, el 49%, su conciencia social. Por eso su reacción ante esta condición, más allá de buscar toda tipo de acción anterior que pueda justificar la basura y política reaccionaria actual del macrismo-PRO es hablar permanentemente de “la pesada carga” pero sin mostrar en qué consiste ello, en qué relación capital-trabajo-estado se está en el país. “La pesada carga recibida” es el San Benito de un aislamiento del “mercado mundial capitalista” dominado por el imperialismo y sus trasnacionales. Mientras que el país avanzaba a una nueva corriente económica mundial que históricamente niega al capitalismo clásico y promueve una nueva relación económica mundial, con los BRICS, el Mercosur, el Unasur y el Celac.
Por ello es que el macrismo y su combo, intentan a sangre y fuego someter la economía anexando y endeudando nuevamente al país a la política trasnacional imperialista y la económica basada en el poder corporativo interno de la oligarquía financiera y la corrupción mafiosa desde los poderes del restaurador como “nuevo-viejo” Estado que gobierna como testaferro de las grandes empresas trasnacionales que económica y políticamente intenta desesperadamente soldar la alianza con un imperialismo que desgarbado en una crisis interna como habiendo perdido su hegemonía en el mundo busca desesperadamente socios y “un palenque donde apoyarse” en todos lados.

LA ARGENTINA, MANTERA EN EL PAÍS Y SUPERMERCADO EN EL MUNDO

Macri habla de transformar a la Argentina en “el supermercado del mundo”, rompe con aquello del “granero del mundo” que tenía lógica con la relación oligárquico-económica y propone una Argentina mantera, en la que sus productos estén por el suelo en costos y calidad de mano de obra incorporada para “competir” en el mercado capitalista mundial. Ese es el “Cambio” del gobierno que actúa mafiosamente diciendo una cosa y haciendo otra. Que ofrece hacer del país un “gran comercio” (supermercado) que solo sirva como tránsito para “los negocios externos” que es donde finalmente van a parar las ganancias generadas en el país a expresas offshore. Esas que se destaparon públicamente en los “Papeles de Panamá” y en las cuentas en os “Paraísos Fiscales” donde hay más de 500 mil millones de dólares, lo que equivale al 83% del PBI (609.9 mil millones de dólares) de la Argentina.
Lo que ahora se plantea es qué perspectiva tiene el país en que esta original “contradicción” dialécticamente se va concentrando como transformando en “síntesis” al pasar al estadio de “antagonismo”. En otros términos, en que el proyecto nacional y popular desenvuelto por los gobiernos kirchneristas con todas sus contradicciones se enfrentan desde el poder del Estado nacional con una dirección “antagónica” a su desarrollo entrando concretamente en una definición donde los distintos factores que componen el curso tanto se enfrentan como unen.

EL PROBLEMA NO ES LA INFLACIÓN O LA INVERSIÓN EXTERNA SINO QUÉ SOCIEDAD SE CONSTRUYE

El sistema tiene diferentes y variadas versiones pero todas giran sobre un mismo pie o eje: la concentración monopólica del capital. Marx y Engels la analizaron y explicaron tan correctamente que incluso no hay “buen burgués” que no las haya leído para comprenderse a sí mismos. Y el factor central del desenvolvimiento y funcionamiento del capitalismo es la desigualdad entre lo colectivo de los productores como lo individual como clase de los apropiadores de lo producido por los primeros. Eso crea una permanente desigualdad porque los intereses generados no son tampoco iguales o comunes. De esa desigualdad se genera que, siendo el mercado el lugar donde se concretiza la “ganancia/plusvalía”, éste no responde a los intereses de los que controlan financieramente la producción. La inflación se genera allí y es crítica para el valor de la mercancía tanto como sea el interés de la sociedad que controla su desarrollo. Un ejemplo vivo en la sociedad actual es que para un Estado Obrero (socialista) hacer una carretera significaba, como en sus orígenes en China Popular la utilización de miles de trabajadores y determinada cantidad de tiempo. Mientras que el imperialismo se ufanaba que ellos hacían lo mismo con un par de cientos de trabajadores, maquinaria y tecnología y en pocas semanas. Ahora bien, en el primero miles de trabajadores y sus familias vivían dignamente de su trabajo en el Estado que concentraba el progreso que significaba su fuerza de trabajo en función social. En el segundo una Corporación Empresarial acumula financieramente la plusvalía que los trabajadores generan en la construcción. La inflación es inherente al sistema capitalista, a la empresa que genera concentración de riqueza y no distribución. Pero cuando en el capitalismo hay “inflación” ésta es generada en la elevación del nivel del poder adquisitivo de la fuerza laboral como la restricción de la inversión empresarial. Es el perverso rol capitalista donde la riqueza producida, la parte medular del proceso productivo, ha fugado. Y es allí donde el Estado debe jugar su papel no solo de “control” abstracto o cómplice, sino de planificador de la economía, y eso se hizo durante 12 años parcialmente, mejor que antes, pero sin ir al fondo de la cuestión que era y son las relaciones de las clases y su papel en la economía.
Lo otro es la inversión que espera este gobierno cortoplacista y está ligado a lo primero. El capital (capitalista) no invierte allí donde no obtiene ganancia inmediata de acuerdo a los tiempos y espacios de cada etapa de la historia. Y ahora el capitalismo en su etapa final hesita con miedos de clase ante el avance de la lucha de clases en el progreso de la humanidad, como fagocita al mismo tiempo liquidando competidores y concentrándose en las grandes empresas trasnacionales y la dirección político-militar imperialista que es su arma de combate. No hay campos para burguesía nacionales sino solos “agencias, sucursales” de éstas para el dominio centralizado y concentrado del capital, una realidad política viva de la que debe sacar conclusiones los que esperan, incluso de una parte del actual gobierno, poder salir del círculo cerrado que plantea la crisis mundial capitalista. Y eso es lo que genera la política del imperialismo de los EEUU en México robándole territorio y luego colonizándolo al nivel de controlar el 90% de su economía, bancos etc. Es la política de restauración del “Consenso de Washington “y el “Plan Cóndor “pero sin poder lanzar a las FFAA como carne de cañón contra sus hermanos del pueblo. Ahora más sofisticadamente lo hacen utilizando las vías del trípode Legislativo-Judicial-Mediático para realizar los golpes mal llamados “blandos” cuando son furiosos golpes a la Republica, la Democracia Burguesa y los Derechos Humanos y Políticos de la población. Como está en Brasil destituyendo a la legitima presidenta Dilma Roussef y burlándose de 54 millones de sus votos, o en Argentina utilizando el poder Judicial, mediático y el mismo legislativo para realizar una campaña de destrucción política del eje del curso social hoy, que es Cristina Fernández de Kirchner y sus colaboradores y cuyo segundo paso será el intento de implosionar los organismos de los trabajadores, sindicatos, CGT-CTA, etc. utilizando toda clase de medios que van desde la provocación al terrorismo contra los sindicatos y partidos del campo nacional y popular.
Este es un curso en pleno desenvolvimiento por el imperialismo, pero a menor plazo la política de penetración y destrucción interna que lleva en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, El Salvador con el sabotaje, terrorismo, la corrupción inherente al sistema y apoyado en las debilidades objetivas de los pueblos de tener que “tejerse la chomba puesta” (J.Posadas), que es construir la dirección de clase y revolucionaria para la Nueva Sociedad
Por eso el problema no es la Deuda Interna y su relación interna que hace al déficit fiscal, porque el primer país del mundo capitalista los EEUU tiene-nunca conocidas en el monto real-, emisiones de su moneda, el dólar circulante interna y globalmente por sobre su PBI, trasladando así “su inflación” al resto del capitalismo en el mundo.
Lo que define el curso es el objetivo central, no la política en tiempos y espacios circunstanciales en la que los pueblos logran conquistas, sino en lo que ello hace a la construcción de una Nueva Sociedad, el Socialismo, en que las clases desaparecen por el desarrollo de la economía, la cultura y las relaciones sociales. Por eso lo vacío del pregón gobiernista de recibimos “la pesada herencia” de la que habla Macri y su Combo, es similar a la monotonía teológica que anuncia el futuro de “felicidad y alegría” de” un cielo que no haz de ver”, como dice Jorge Cafrune.

EL 29 DE ABRIL LA MEGA MANIFESTACION CON LAS CGT-CTA ALIADAS EN LA LUCHA DE CLASES: NO A LOS DESPIDOS Y LA CARESTÍA DE VIDA

En este número de Voz Proletaria, se analiza específicamente esta nueva etapa de la lucha de clases  tanto en la base social como en lo que hace a sus direcciones y la central importancia que ello significa en el cuso inmediato de la vida del país. Sin embargo no se puede hacer un Editori@l sin tomar con eje en esta concentración político-social de la condición real del país. La manifestación y acto que reunió a más de 300 mil trabajadores de todos los sectores empresariales, tanto privados como del Estado y cooperativas y fabricas recuperadas, es la acción de masas que repudiando la política del actual gobierno, plantea desde el pie EL DERECHO AL TRABAJO DIGNO y bien REMUNERADO, como por la cabeza en lo que hace a que sociedad es la que plantean y defiende los trabajadores, los verdaderos constructores del PBI y la renta Nacional. He ahí el papel de los programas de La Falda y Huerta Grande que proponen una política nacional, popular y democráticamente revolucionaria. Que es la manera real de parar los despidos y retrocesos salariales de cara al aumento del costo de vida. Toda medida gubernamental, ejecutiva o legislativa, que no encare desde el pie esta situación está condenada al fracaso. Y el Frente Renovador hace el juego de sostener al gobierno de Macri y su Combo, desde la política de “te sostengo como la soga al ahorcado” poniéndose como la solución final para terminar con FpV y el Kirchnerismo, al mismo tiempo que haciendo desde hace 5 años una política nacida desde un “neokirchnerismo” para tener base social y audiencia, como desde estos Editori@les fue planteado en el Nº 1586, del 19/7/2013.
La decisión sindical no proviene de un consenso político como sí de una necesidad de la clase obrera de enfrentar a esta política macrista de objetiva destrucción del nivel de vida alcanzado en estos 12 años. En la defensa de los derechos del trabajador del campo y la ciudad se centra la disputa de clase de “dónde venimos, estamos y vamos”. Ello, con distintos niveles de ubicación política, estuvo en los discurso y sus intereses orgánicos, sectoriales pero se unieron en plantarse y enfrentar y combatir la “flexibilidad laboral” versión 2016 que es la política basada en “la necesidad de bajar el costo laboral y aumentar la productividad”, o el primer escalón de una nueva política de “flexibilización laboral” objetiva que ni el gobierno puede esconder a pesar de sus predicas pastoriles de oradores venido a menos en la historia.
El sistema capitalista, sus representantes en la Casa Rosada de gobierno, necesitan aplicar medidas de shock en la economía para romper un círculo virtuoso anterior de ésta en que el eje de ella compartía beneficios con la inmensa mayoría de la población. Así se beneficiaron durante 12 años aun en distintos y no siempre justos niveles del campo nacional y popular, la clase media, alta y baja como los trabajadores en general y sectores antes excluidos, marginados por el sistema capitalista neoliberal. Allí fue el verdadero cambio que se inicia el 25 de Mayo del 2003 como colofón de la crisis del 2001 y la huida política de F. de la Rúa y compañía de la Rosada, la transitoriedad de Rodríguez Saa que sincera con el “default” y su programa de 150 puntos, la crisis de la política neoliberal anterior, y el gobierno convencional de Eduardo Duhalde que se sostiene con medidas que abrirían el curso posterior a la aparición del Néstor Kirchner y Cristina Fernández como conductores de un verdadero cambio en las relaciones interiores del país.
Hoy esta condición saltó por el aire basada en que el kirchnerismo no construyó un sólido Frente Social Nacional, Popular y Democráticamente Revolucionario, lo que permitió una brecha de errores político-económico en lo que hacía a la perspectiva a medio y largo plazo, opinión expresada en nuestros editori@les (ver VP 1517 del 7/5/2003), Ello posibilitó que se pueda colar una engañosa política “asistencialista de derecha” apoyada en la masiva campaña mediática combinando pragmáticamente los tiempos y espacios con la irrupción del PRO-Macri que sin oponerse en lo formal a as conquistas alcanzadas durante 12 años, construía una subterránea política restauradora para involucionarlas.
Es la necesaria autocritica que desde el mismo 27 de Octubre de 2015, venimos planteando como necesidad objetiva y primer paso para reconstruir las fuerzas del progreso social. Porque se dejó durante años a la improvisación y la superficialidad política de la necesaria “transversalidad política” que planteó Néstor Kirchner y Cristina Fernández. De aquel memorable discurso del compañero Néstor cuando planteó “la Política de las mil flores”, quizás parodiando a Mao Tse Dong y su política de “Las cien flores”, y que ahora reaparece con el llamado de la compañera Cristina de construir el FRENTE CIUDADANO.
Era en tiempos y espacios distintos (2009/10) el centro necesario a lo que hacía a la imprescindible construcción del organismo de masas que pudiese representar lo mejor del curso social y político, como defenderlo con la seguridad de la clase explotada. Por el contrario no se veía a ésta como el motor del curso, sino una parte ciertamente exógena a la conducción de clase del mismo. La lucha de clase no la inventó el marxismo sino es la realidad cotidiana de la vida hoy; no hacer una política integradora desde el campo nacional y popular abrió el frente social y permitió las fisuras que de mediáticas antes, ahora aparecen graves en la realidad del país, en el campo nacional y popular. Y ello fue la base para la pérdida electoral y parcialmente social que hoy vive el país. Curso en que varios que juraban fidelidad al proyecto saltan “la talanquera” argumentado idioteces políticas y como el curso en pleno desarrollo y con gobierno restaurador instalado significa el salto al vacío en el tiempo en que se genera EL TERRITORIO DE NADIE, porque existiendo previamente en el país las condiciones construidas y desarrolladas durante 12 años de Gobierno Nacional, Popular y Democrático para una evolución hacía adelante del curso, éste está transitoriamente en medio de él.
ER.

VOZ proletaria 1607
VOZ PROLETARIA 1606