El proceso de Egipto es revolucionario socialmente

egipto-soldad-manifestante

El proceso de Egipto es revolucionario socialmente en su dinámica y poder de decisión política, pero no alcanza para la etapa que se ha abierto ahora y es por la ausencia de un partido marxista revolucionario, que creemos para Egipto debería Basarse en los Sindicatos por el poder social de los trabajadores y su historia en la lucha de clases. El movimiento nacionalista antiimperialista de Gamal Abdel Nasser tenía con los sindicatos una relación directa con las fuerzas armadas que él políticamente comandaba -en particular del “Ejército Libre”- y que tiró al carajo a la monarquía de Faruk y su hijo, Ahmed Fuad II que lo sustituyó y a todo el sector proyanqui y europeo; se alió a la URSS, incluso en la guerra del Canal de Suez (Julio de 1956) y recuperó para Egipto el canal nacionalizándolo.

J. Posadas analizó todo este curso, como la integración regional en La República Árabe Unida de carácter socialista en su constitución y que estaba integrada por Egipto, Siria y Yemen entre los años 1958/61. En el plano interno se nacionalizó el comercio exterior, los bancos (todo en poder de capitales ingleses y franceses); las empresas de interés público fueron estatizadas y soldó lazos como la acción de alianza política con la URSS. Y uno de los logros de esa alianza fue la represa de Asuán, que le permitió generar energía para el desarrollo industrial de Egipto.

Todo esto, como en Argentina, Brasil y aun Uruguay con el desarrollo de gobiernos como Batlle Berres, fueron parte de la extensión del Estado Obrero Soviético, aun cuando las formas no fueran las mismas de la Revolución Rusa y del gobierno bolchevique en los primeros 7 años, con Lenin y Trotski. Pero era la influencia concreta que daba la seguridad a capas de la humanidad para buscar e intentar dar una salida superior al sistema capitalista, que además ya había pasado por dos guerras mundiales y el vaciamiento de países con las políticas coloniales y semicoloniales de los imperios europeos y luego los EEUU.

Ahora bien, en estos momentos en que es derrotado el gobierno de Mubarak, es inmediatamente aplastada su política de integración con el imperialismo yanqui en particular. Los EEUU solventan al ejército de Egipto con u$s 1.238 millones anuales y le da franquicias a los productos de ese país para ingresar en el mercado de los EEUU. Es el pago concreto para sostener, no a Mubarak, sino a una política necesaria al imperialismo en la zona. Una región donde hay la estabilidad de gobiernos monárquicos, feudales y donde la famosa “democracia republicana” no existe y por el contrario se sostienen dictaduras desde siempre.

La constitución por Nasser del Partido de la “Unión Socialista Árabe” tenía el objetivo de afirmar el curso social dándole estructura orgánica en la población; era aplicar el Panarabismo en la práctica con la planificación de la economía. El crecimiento industrial de Egipto le daba a su vez un poder al proletariado y elevaba el nivel de vida de la clase media que era el intermediario administrativo de ese progreso productivo. La pérdida de la guerra de los 6 días con Israel, donde Israel le destruye en tierra centenares de aviones de última generación comprados a la URSS, hecho que quedará registrado por el maestro J. Posadas que analizó que la misma burguesía árabe y sectores de las FFAA le permitieron a Israel hacer esa acción con su complicidad política y militar, la pérdida de la península del Sinaí etcétera, hacen trastabillar la seguridad política de Nasser que renuncia, pero las masas trabajadoras en las calles lo reincorporan en el gobierno. Allí la política de Kruschev en la URSS juega un doble papel, y acuerda con los yanquis parte central de la política de “coexistencia pacífica” en aplicación. Nasser será asesinado desde adentro de su mismo gobierno y aliados, muriendo de un “ataque al corazón” el 28 de septiembre de 1970.

Ahora todo este curso, si bien aparece como de hace 40/50 años, está volviendo a florecer con una fuerza enorme porque las condiciones que dieron origen a estos movimientos ESTÁN HOY VIGENTES TOTALMENTE y con el agregado que la historia ha asumido la experiencia. Los procesos de Venezuela, el golpe del 11 de abril de 2002 y la huelga patronal petrolera 2002/03, etcétera; la “soledad de la urnas” en 1990 de los sandinistas; el período especial en Cuba, o más recientemente la muerte de N. Kirchner en Argentina son partes y jalones, con que se está desenvolviendo el curso de la historia. Y todo ello tiene a su vez un mismo cordón umbilical que los une: la falta del Partido Marxista revolucionario, es decir de masas y con programa socialista que impida cualquier retroceso del curso de progreso ya alcanzado.

En Egipto ahora está planteada una salida de “libertades” para las clases medias y la gran burguesía, o el programa del Partido Socialista Basado en los Sindicatos. No es un problema religioso, étnico, sino ideológico de a dónde van las fuerzas que se han vuelto a desatar, pero esta vez sin una conducción revolucionaria. Curso que por ahora asume el ejército con su millón de movilizados y activos, pero sin que aparezca, POR AHORA, un Nasser aunque estamos seguros de que existen esas fuerzas no solo en la sociedad sino dentro de las FFAA.

Es distinto en la forma a lo que pasa en Argentina, y antes en Venezuela, pero no en su estructura histórica. La necesidad de partido que represente y organice la lucha desde el campo del socialismo. La CGT, el PIT-CNT, la Central UNETE en Venezuela, la CUT en Brasil, o la CUTCH en Chile, etcétera, tienen una tarea en esta etapa, que no es solo la defensa de las conquistas sindicales sociales, sino del proyecto de vida de las masas. Y en Egipto esta realidad, muy cercana en muchos aspectos a AL a pesar de ser éste un continente joven, frente la historia de la humanidad que Egipto representa, está también vigente, actual e imprescindible.

Como dice el maestro J. Posadas cada Internacional expresó y tuvo una función en su momento histórico. Los partidos también y nosotros apuntamos a que estas condiciones evolucionen y maduren. No esperamos que sea en forma lineal pero sí ininterrumpida y permanente.

Egipto es una contundente y clara expresión del buen progreso de la humanidad en la etapa que se está desarrollando y muestra que hay ya una UNIDAD DIALÉCTICA EN LA CONCIENCIA DE LA HUMANIDAD PARA EL PROGRESO AL SOCIALISMO, para tirar abajo lo que queda del sistema, no de personas ni siquiera de grupos, sino que ésta va mostrando que la superación de la lucha de clases es su propia profundización eliminándola, y allí desenvolviendo la base de la construcción de la nueva sociedad socialista camino al comunismo.

Las masas de Egipto han mostrado la cualidad de ARMONIZAR PENSAMIENTO Y ACCIÓN EN SU JUSTO TIEMPO PARA DAR EL SALTO DIALÉCTICO DE LA HISTORIA ALLÍ, PERO AHORA VIENE LO CENTRAL, QUE ES CÓMO AFIRMAR ESE SALTO PARA QUE ESAS CONTRADICCIONES QUE ARRASTRAN DE ORIGEN , por ser una combinación de clases y de intereses señoriales, NO IMPIDAN EL DESENVOLVIMIENTO Y CULMINACIÓN DEL CURSO INSTALADO

Nosotros avanzamos ayer, sin información alguna, sin saber de las movilizaciones obreras, las huelgas, etc., porque el SILENCIO Y DEGENERACIÓN INFORMÁTICO DE LAS AGENCIAS sólo dejaban un imagen pálida, tibia y pequeño burguesa de la reacción de las masas ante el personaje que era Mubarak y que en realidad NO ERA NADA sino que representaba una alianza con el imperialismo y el capitalismo mundial, sea los EEUU, Israel o Europa. Pero él ya no era nada hace rato. Nasser y su proyecto nacionalista revolucionario de transformación de las relaciones de producción y distribución, en un curso de Estado revolucionario, en su Alianza con Tito en Yugoslavia, o Perón en Argentina, eran la forma concreta de anunciar lo que se estaba gestando en la historia y que en la forma fue derrotado por el imperialismo y la política ambivalente de la burocracia de la URSS de esos momentos. Pero solo fue un LEVE PARPADEO DEL CURSO DE LA HISTORIA: 50 AÑOS NO ES NADA. Y hoy reaparece, no renace porque nunca estuvo muerto, el eje, la estructura, las arterias y nervios del proceso revolucionario de las masas de uno de los países con su cultura, que la hacen a la historia más evolucionada de la humanidad.

La política de los NOAL, (No Alineados) de aquel hoy mítico triángulo: Tito-Nasser-Perón expresaba no en su estructura de clase más elevada, pero si DENTRO DE ELLO,  las necesidades del progreso social de la historia de la civilización humana. No era el nacionalismo bobo, trasnochado de viejos (o jóvenes políticos porque la edad no dice nada), que hablan como si la historia de la humanidad fuera un verso de inversos deseos y necesidades no cumplidas como humanos y no como clases sociales que se desarrollaron junto y como parte de ESTA civilización. Que no quiere decir la necesaria civilización, como aprendimos del maestro.

No festejamos, ni nos alegramos por el triunfo de las masas egipcias como un hecho nacional, sino MUNDIAL DE TODA LA HUMANIDAD. Esta es una derrota a  la política del imperialismo como cabeza mundial del sistema.
La política de B. Obama y la burguesía europea era impedir este curso de ALIANZA DE OBREROS-MILITARES-CLASE MEDIA y ésta se dio por sobre todas las maniobras del sistema. No han podido imponer su salida, aunque puedan tener -y lo tienen-, sus representantes metidos en la dirección del gobierno que queda después de Mubarak. Pero ya no son ellos, solos, los que deciden SINO QUE TENIENDO QUE CEDER PODER VAN A TENER QUE AVANZAR EN MEDIDAS SOCIALES QUE CORROEN EL PODER DEL SISTEMA. Y allí va a aparecer el papel revolucionario del proletariado, ese que parecía muerto, aplastado y sin voz.

Pensamos, proponemos que hay que abrir la discusión acerca de LA LIBERTAD Y EL PROGRESO SOCIAL en Egipto, naturalmente, pero desde allí a todo el mundo árabe y musulmán. Que significa DERECHOS HUMANOS Y LIBERTAD DE PENSAMIENTO. Planteamos que la reorganización del proceso productivo de Egipto tiene un solo eje, EL DISTRIBUTIVO y ello tiene un cordón umbilical con los derechos humanos y la libertad.

El sistema capitalista mundial está retrocediendo, se está enroscando en sí mismo para defenderse del avance DE LA INTELIGENCIA Y LA RAZÓN DE LA SOCIEDAD EN ARMONÍA QUE SE ESTA CONSTRUYENDO EN TODA LA SOCIEDAD HUMANA EN EL MUNDO, pero ello no significa que como clase se proponga ENTREGAR EL PODER DE DECISIÓN DEL CURSO DE LA HISTORIA, sino que va a buscar cómo construir una alternativa a su crisis. Cómo enfrentar el curso de la REVOLUCION DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS Y EL SINCERAMIENTO DEL CURSO DE LA HISTORIA. Y para ello cuentan con sus direcciones políticas y una cultura instalada en parte de la humanidad, y por otro con la banalidad de una parte de las direcciones de las masas explotadas.

Por eso es importante ver, seguir, VIVIR el curso de regeneración de los ex-EEOO, la URSS y China en particular. Como de la reconstitución en Cuba del camino al socialismo.

Ya no es necesario hacer análisis sesudos acerca de la crisis del capitalismo. Hasta un bebé recién nacido sabe y puede entender de ello. Lo que hay que tener es LA POLITICA PARA ESTA ETAPA. Y solo unas pocas direcciones la tienen conscientemente, y entre ellas estamos nosotros. La banalidad es una expresión clara de superficialidad política y de la vida, sin entender en toda su profundidad que el funcionamiento monolítico del centralismo democrático de los bolcheviques, de Lenin-Trotski-Posadas no es un invento SINO UNA CREACIÓN NECESARIA IMPRESCINDIBLE DE LA HISTORIA PARA ALCANZAR FINALMENTE LA NUEVA SOCIEDAD DONDE LA LIBERTAD SEA UN HECHO COMÚN Y NO UNA EXCEPCIÓN.

No vamos a decir “Saludamos en Egipto…” sino que NOS SENTIMOS PARTE DE ESTE PROGRESO DE LA HUMANIDAD. Entre los millones de seres humanos que en Egipto, y mañana en todos lados, festejan haber conseguido derrotar al imperialismo y uno de sus lacayos, y nosotros, NO HAY DISTANCIA NI DIFERENCIA ALGUNA.

León Cristalli, por la revista Conclusiones
12 de Febrero de 2011

La crisis en Libia: el proceso no concluido y la vuelta a la revolución socialista
Egipto: la población masivamente aún no ha salido a dar una salida propia de clase