Grecia: la revolución en marcha

 

Comunicado del Buro Latinoamericano / S.I. IV Internacional (Trotskista-Posadista)

Saludamos al pueblo Griego y al gobierno del Syriza que encabeza el camarada Tsipras. La lucha social, política en defensa de la economía del país ante la voracidad trasnacional del imperialismo europeo expresada en la troika de la Unión Europea, el FMI y el Banco Central de Europa, ha roto ya los marcos de una disputa de intereses económicos entrando, velozmente, en el plano social y político contrarrevolucionario. El sistema capitalista intenta impedir el progreso de Grecia en su camino de liberación nacional, popular y revolucionario en que se encuentra. Esa es en nuestra opinión “UNA REVOLUCIÓN EN MARCHA”.

Este curso significa, a su vez, el de la historia de la humanidad en la lucha por ponerse de acuerdo consigo misma y construir la nueva sociedad socialista. El capitalismo y sus secuaces de toda especie quieren aislar a Grecia, a la lucha de su pueblo y gobierno. Quieren hacer de una “deuda externa” de la que poco y nada tienen que ver la inmensa mayoría de la población, una estrategia política de ocupación del país utilizando los mecanismos que el sistema tiene en todo el mundo a través de los organismos “financieros-políticos” que son con los medios de prensa trasnacionales los ejércitos de ocupación actuales. La campaña contra el gobierno del Syriza, y los acuerdos que está realizando con Rusia (de base soviética), China Popular, etcétera, tienen ese objetivo: aislar a Grecia del curso revolucionario mundial que enfrenta la crisis mundial imperialista.

No hay una razón económica consistente para no “negociar” con el gobierno griego, como lo hacen permanentemente los gobiernos representantes de las trasnacionales que como en los EEUU., hacen pagar billones de dólares al pueblo norteamericano a través de leyes y maniobras económicas como con la crisis de “la burbuja financiera”. Hay en el mundo del capitalismo una sobre capacidad financiera, de reservas de capital y producción acumulada de bienes, que el sistema no logra poner en marcha para superar su crisis porque lo contradictorio de hace III siglos hoy es antagónico al progreso social. El marxismo previó esta condición hace siglo y medio, y lo analizó como la segunda contradicción desarrollada en antagónica a la supervivencia del sistema.

Es lo que venimos calificando, en tiempo y espacios actuales de la historia, como “la unión de la lucha de clases con la rebelión de las fuerzas productivas”. Frente a esta condición inamovible del curso histórico, la “deuda externa griega” no es ni ocupa financieramente, siquiera una lágrima del llanto mundial del sistema capitalista. Una condición que fija entonces la necesaria política antiimperialista mundial, y es hacia esa dirección que se avanza en Grecia, su pueblo y gobierno como hace 50 años lo hacía el pueblo de Vietnam derrotando al imperialismo mundial, no solo al de los EEUU.

Por esta razón central del curso hoy en pleno desarrollo es que el sistema capitalista mundial hesita intervenir y realiza una estrategia política mundial no solo cobrando sino asfixiando con ella como extendiéndola a más de dos veces el PBI de Grecia. Deuda externa de cual el 90% de la población trabajadora no usufrutuó ni tiene ninguna responsabilidad social porque fue producto de las políticas neoliberales de gobiernos griegos que con los bancos y trasnacionales imperialistas y un grupo de grandes burgueses griegos, utilizaron para esquilmar endeudando a Grecia y sacando capitales al exterior, y por eso mientras el país “debe” como tal los capitalistas tienen las divisas en la banca, alemana, suiza, francesa o norteamericana. Una condición que exime a la clase trabajadora de ser responsable de estas “deudas”. Acción financiera en la que, cuando son los bancos y empresas financieras del sistema, se condonan con facilidad absorbidas por los Estados Nacionales controlados como en los gobiernos neoliberales griegos por la política mundial del capitalismo. Acción coordinada a través de los organismos de penetración y posterior control de los países, como en el caso de Argentina a través de los “Fondos Buitres” para intentar cobrar más de mil por ciento el valor originario de éstas y que en Grecia Argentina se ha enfrentado a esta usura financiera, que dirigida por la organización supranacional de la política global coercitiva y de sometimiento a los países, viene siendo una forma concreta de las viejas políticas colonialistas en la primera expansión del capitalismo.

La lucha por los mercados, base de la I y II Guerras Mundiales inter-capitalistas hoy se hace por las vías informáticas, tecnológicas de concentración productiva a través de las trasnacionales imperialistas que unifican productivamente y planifican la economía como parte central del PBI mundial. Y es así como aparece la generación de “deuda externa nacional” planificada desde los centros financieros empresariales trasnacionales y sus gobiernos. Es la división mundial del trabajo capitalista imperialista de esta etapa basada en la explotación de las riquezas de los países en vías de desarrollo, de sus materias primas a las que extraen y llevan para devolverlas en productos manufacturados con mano de obra de sus imperios. Así Grecia tiene una deuda enorme con Alemania por la INNECESARIA compra de material de guerra salido de fábricas alemanas. Como otras tantas donde el país es un mercado comprador que se endeuda para perder derecho sobre sí mismo en beneficio de la clase burguesa. Un país, como Grecia, en el cual su economía se conforma aproximadamente en la Agricultura con el 12.4%, la Industria el 22.4% y los servicios (turismo incluido) el 65.1%, tiene factores de crecimiento débiles en la construcción de su PBI, y en la que hay que desarrollar el agro y la industria liviana y media para que no sea el turismo su principal ingreso de divisas. Es allí donde “La Revolución en Marcha” ya está empezando a “iluminar Grecia”, como expresan los camaradas de la sección griega de la IV Internacional (Trotskista-Posadista),

LA TRANSITORIEDAD QUE MADURA A LA TRANSICIÓN

Tsipras: "Tenemos que responder a este ultimátum con la voluntad del pueblo".

Tsipras: “Tenemos que responder a este ultimátum con la voluntad del pueblo”.

Es por ello de primerísima importancia el apoyar la lucha del pueblo y gobierno griego. La acción de éste al llamar a un Referéndum para que sea el pueblo el que decida las medidas a tomar, es fundamental. No se trata de si se queda en la Unión Europea o con el Euro o vuelve a una moneda nacional. Eso es secundario en el contexto del curso, nacional griego y mundial, de la misma manera que Rusia -seudónimo actual de la URSS, en nuestra opinión- bajo el gobierno de V. Putin ha desconocido las sanciones del imperialismo mundial y responde PROFUNDIZANDO LA ALIANZA CON LOS PAÍSES EN LUCHA ANTICOLONIALISTA Y POR UNA NUEVA SOCIEDAD. Eso es el BRICS, pero también los acuerdos y alianzas entre Rusia-China, es el complejo de alta tecnología del gasoducto en la cual participa Grecia-Rusia, son las compras de alimentos, etcétera.

La transitoriedad de esta fase mundial de la lucha de clases avanza en abrir la etapa de transición a una nueva sociedad en toda la humanidad. La crisis imparable, aún interponiendo los medios militares atómicos del imperialismo, las agresiones como en Medio Oriente, en Siria con las bandas mafiosas creadas y sostenidas por las trasnacionales y escudadas tras un falso dilema religioso radical, es la guerra imperialista en Ucrania sostenida y subvencionada por el imperialismo, los intentos y acciones desestabilizadoras de gobiernos progresistas, populares nacionalistas antiimperialistas en América latina. En México con el FRAUDE ELECTORAL para ilegalizar al Partido del Trabajo (PT-México), que lo hacen también contra Maduro, Correa, Dilma, Cristina, Bachelet, etcétera. O los recientes “atentados” de seudo terroristas en Europa que, en nuestra opinión, responden a UNA POLÍTICA PARA ATERRORIZAR A LAS CLASES MEDIAS EUROPEAS Y VOLCARLAS SOCIALMENTE A LAS DERECHAS FACISTAS EN FRANCIA, ITALIA, INGLATERRA, etcétera. Todo este proceso mundial se está dirimiendo en la actual situación griega. De la misma manera que los cientos de miles de manifestantes que conmovieron Inglaterra hace unos días, como en Grecia, son clara respuesta de los pueblos a la crisis del sistema.

Por esta razón, planteamos que llevar la política revolucionaria de: “Tenemos que responder a este ultimátum con la voluntad del pueblo”, como señaló el camarada presidente griego, Tsipras, es absolutamente revolucionaria en forma y estructura. Es integrar al pueblo en la toma de decisiones de una manera colectiva, lejos de la unilateralidad de la seudo democracia burguesa del sistema.

Ello SUPERA, en nuestra opinión, TODO LO CONCERNIENTE A LA DEUDA EXTERNA GRIEGA. Pone en el campo de la revolución la toma de las decisiones porque ensambla armoniosamente lo que hace a resolver en lo inmediato, combinando una política no de resistencia sino de ataque a esta acción imperialista europea, que incluso podría hacer en un default al país, como a la imperiosa necesidad de CONSTRUIR ORGANISMOS DE TRANSICIÓN DEMOCRATICOS Y REVOLUCIONARIOS para enfrentar la crisis del sistema en la nacional, regional y con el imperialismo.

El Referéndum debe desenvolverse en este contexto nacional y mundial de la lucha de clases y la alianza con la rebelión de las fuerzas productivas abriéndose una AMPLIA DISCUSIÓN SOBRE LOS ORIGENES DE LA DEUDA COMO DE LA LUMINOSA PERSPECTIVA QUE DE ESTA CRISIS DEL CAPITALISMO NATIVO Y MUNDIAL PERMITIRÁN LAS ACCIONES DEL PUEBLO GRIEGO Y DEL MUNDO. Como hizo la joven revolución rusa, con Lenin y Trotski, en las negociaciones de la Paz de Brest-Litovsk, teniendo que acordar pero al mismo tiempo llamando a los pueblos del mundo y denunciando al imperio alemán, como lo hace ahora el camarada Tsipras y el gobierno del Syriza. No solo porque es una necesaria estrategia política revolucionaria para el cambio social de las relaciones de clases, sino porque es un curso objetivo de la historia. Y así lo están procesando direcciones en el mundo, en Rusia, China, Cuba, en América latina, en Medio Oriente y África.

Por ello esta es una acción política del imperialismo que quiere imponer más “ajuste social” contra los jubilados, aumentando el IVA, retrocediendo el Estado en lo que hace a salud, educación, vivienda y organización de las fuentes de trabajo. Es decir que quieren derrotar la política de DERECHOS HUMANOS, que no es solo poder hablar sino pensar con organismos libres de hambre y desnutrición. Es contra el Plan neoliberal imperialista que quiere imponer, como dice Tsipras, que la propuesta de acuerdo de la troika es, La prórroga que iba acompañada de un programa de medidas que entre otras cosas exigía más recortes en el sector público y aumentos del IVA en los alimentos y las islas” y prosigue Tsipras, “Esto demuestra que algunos de los socios no tienen como objetivo un acuerdo sostenible”, sostuvo el mandatario.

La política de Syriza, de Tsipras en particular, cambia esta realidad oscura de la troika imperialista y la transforma y desenvuelve en una Deuda Externa que con la participación del pueblo y sus organizaciones políticas, sindicales, culturales, etcétera, se desenvuelve en el carril y camino necesarios al progreso como género humano derrotando la política reaccionaria y contrarrevolucionaria de utilizar los problemas del desarrollo de la civilización en contra la humanidad.

El Buro Latinoamericano, Secretariado de la IV Internacional (Trotskista-Posadista), llama a los pueblos del mundo a apoyar al gobierno y pueblo griegos en esta lucha por la liberación nacional y social. Llamamos a las organizaciones políticas, sindicales, culturales, deportivas, sociales a enviar solidaridad activa con Grecia, a través de las embajadas o directamente al gobierno griego.

Grecia, como otros pueblos del mundo, ha entrado en una nueva etapa de su desarrollo. “El PUEBLO Y GOBIERNO GRIEGOS SON UNA REVOLUCIÓN EN MARCHA.”

ELISEO RAMÍREZ, por el Buró Latinoamericano-Secretariado Internacional (BLA-SI), a los 27 días de junio de 2015

Grecia: el verdadero país es la economía global de la población
México: la revolución interrumpida y el PT