Manifiesto de la Dirección Nacional del POR Posadista

AMIA

EDITORI@L VOZ proletaria 1595:

2015: FRACASADAS LAS GUARIMBAS MEDIÁTICAS, SAQUEOS Y DESCONTROL ECONÓMICO, EL SISTEMA CORPORATIVO ADELANTÓ LA CAMPAÑA ELECTORAL Y PLANTÓ LA AMIA

  • LA CRISIS DE LA OPOSICIÓN ES AUSENCIA DE APOYO ELECTORAL Y APARECE CON LA MUERTE DE NISMAN

  • LAS CORPORACIONES NO CONCILIAN CANDIDATO Y BUSCAN INSTALAR UN “TIBIO” PARA OCTUBRE 2015

  • LOS ATAQUES A LOS LUCHADORES SOCIALES, EL PAPEL DE LOS SINDICATOS Y MOVIMIENTOS SOCIALES

  • COMBATIR LA REACCIÓN OLIGÁRQUICA CON LAS ARMAS DE LA VERDAD SOCIAL ORGANIZADA

La campaña electoral comenzó a fines de 2014 profundizándose en enero de 2015 sacando de la galera un caso judicial, pero de lesa humanidad, como el crimen de la AMIA. Fracasados los terroríficos anuncios acerca de lo que “se viene”, entre ellos un dólar a 20 pesos etcétera, que desde la oposición política y sindical, apoyada en siniestro plan político destituyente del gran poder económico empresarial anunciaban para un fin de año en el que estallaría el país, según ellos, por un sinnúmero de problemas sociales, económicos y sindicales. Todo lo contrario de lo que socialmente ocurre y no porque no haya problemas que resolver, conquistas sociales, económicas, sindicales que defender como parte de una sociedad capitalista donde no se ha eliminado, ni puede hacerse, “la lucha de clases por decreto”, sino porque la inmensa mayoría de la población dando un certero apoyo crítico como es necesaria en toda democracia que marcha a su perfeccionamiento social y político-económico, no avala ni sustenta los planes desestabilizadores de sus instituciones y una economía que se ha mostrado como respuesta necesaria que hay que profundizar pero que de hecho ha contenido la intervención directa de la crisis mundial del sistema capitalista en lo que hace a su versión nativa.

La corporación empresarial, financiera y mediática percibe, apoyada en los informes-encuestas de sus servicios de inteligencia, privados y estatales infiltrados, que va al fracaso electoral a vistas en octubre de 2015; que su armada oposición más parece surgida de aquella jocosa película italiana con Vittorio Gassman, “La armada Brancaleone”, ha adelantado la campaña electoral aprovechando una circunstancia internacional con el terrorismo inducido del IS en París para relanzar la provocación política con el crimen de la AMIA y poniendo un nuevo ingrediente con la muerte del fiscal Nisman. Pero el fondo de esta acción es lograr debilitar la política de la presidenta y el gobierno nacional, popular y democrático que ha avanzado en acciones que afectan el “libre desenvolvimiento” corporativo, mafioso y antinacional del poder empresarial capitalista. Es la venganza por la denuncia de los 4050 depósitos bancarios en Suiza no declarados y menos tributados, el destape acerca de cómo se forman los precios por las corporaciones robando a los productores y consumidores e impulsando una inflación para desestabilizar la economía, por sostener una política internacional independiente y antiimperialista. Todo ello le ha quitado socialmente gran parte del poder mediático y político de decisión a la derecha de toda laya, como también la obliga desesperadamente a buscar colocar a “su candidato” presidencial, que aun cuando pueda salir de las filas “oficialistas”, sea una transición a los progresos alcanzados. El candidato tibio, manejable que pueda jugar el mismo papel de Menem en su momento: “si decía lo que iba a hacer, nadie me votaba”. A la derecha y el imperialismo no le interesa para nada la vida del Fiscal Nisman, su familia como tampoco el esclarecimiento del atentado terrorista a la AMIA, que como el reciente de París, tiene muchos lados oscuros como ayuda en logística e inteligencia de servicios que les son afines.

Ese es el fondo de esta situación que comenzó con una opereta judicial, o “comedia” que luego se transformó en tragedia humana. Cuando el fiscal A. Nisman apresuradamente volvió al país y lanzó una bomba mediática contra el gobierno nunca pensó que su onda expansiva lo iba a envolver y terminaría con su vida. Más allá de cualquier especulación periodística o judicial acerca de su muerte, hay dos cosas principales que en nuestra opinión hay que tener en cuenta y analizar. 1) En un año electoral, y particularmente presidencial, el objetivo destituyente de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner es clarísimo. Guión teatral, de telenovela, de la tesis del fiscal Nisman acerca que la presidenta cobija el terrorismo es cuasi ridículo. Temeraria acusación sin ninguna prueba concluyente y apoyada en una colección de información articulada por las agencias de “inteligencias” israelíes y de los EEUU, que el fiscal tenía desde hace 10 años, y utilizadas ahora como novedad de prueba a 20 años del asesinato de 85 personas en la voladura de la AMIA 1)Repudiamos el atentado terrorista a la AMIA. E.R. (por la Dirección Nacional del POR posadista). VP 1419. 18-07-1994 no es serio. 2) Porque a horas de una presentación donde el Sr. Fiscal Nisman debería aclarar y justificar su denuncia en el parlamento argentino, por demás propiciada por el gobierno, éste aparece muerto suicidado o asesinado, dejando un vacío en lo que había anunciado sería una demoledora acción de la Justicia para mostrar el contubernio con el terrorismo de la Presidenta, la Cancillería y personajes reconocidos como luchadores sociales y políticos que apoyan al gobierno. No resulta nada difícil ver en esto una maniobra en la que el verdadero terrorismo mediático corporativo se termina tragando al personaje central, pero a diferencia de las novelitas de TV no podrán hacerlo revivir. Una acusación tan siniestra como clásica y de factura propia a lo que realiza el gobierno de los EE.UU. acusando de “terroristas” a todo aquel país o gobierno que osen desarrollar una política nacional e internacional independiente de su poder trasnacional imperialista en la unipolaridad en que concibe las relaciones en el mundo.

El crimen de la AMIA, como antes de la embajada de Israel, son parte estructural de la política mundial del sistema capitalista en su etapa imperialista. Su expresión concreta en la Argentina de los 90 del siglo XX, es solo circunstancial a ese curso donde el país no tiene nada que ver, sino que en su territorio se dirimen problemas que les son ajenos, aunque usen y actúen con métodos que como en París con los asesinatos de periodistas de una revista satírica, siempre son parte de un servicio a determinadas políticas de dominación mundial. Son comedias asesinas, sin duda, a lo Shakespeare o Moliére, pero como en el dédalo griego apuntan a no tener salida porque, en nuestra opinión, suman tanta cantidad de factores internos y exógenos que hunden todo lo actuado. Lo que no pueden esconder es el objetivo político de su utilización, de las artimañas en que instalan socialmente un problema ajeno a la preocupación y la vida del país y éste es hoy el fracaso de la oposición desde la derecha al centro y la seudo izquierda, de poder oponer a este curso nacional y popular iniciado el 25 de mayo de 2003, una política superior. Solo son y pueden ofrecer como en Grecia “el gobierno negro” de Samarás o el de Mariano Rajoy en España y su 28% de desocupación abierta y 60% en los jóvenes.

Por ello consideramos necesario recordar lo que ha ocurrido en otros países dado que el curso siendo nacional en la forma lo es estructuralmente internacional por la crisis del sistema. Así y con otra connotación político social del personaje recordamos el asesinato el 19 de noviembre de 2004 del fiscal venezolano Danilo Anderson cuando éste estaba cercando con alta información de nexos que incluían a personajes cercanos al gobierno, como parte del servicio de inteligencia del estado y que habían sido participes del Plan de sabotaje previo en el golpe militar contra el presidente Hugo R. Chávez del golpe del 11 de abril de 2002 y que continuaron operando con los sicarios extranjeros vinculados a la derecha anti bolivariana reapareciendo en las conocidas “guarimbas” y acciones desestabilizadoras del gobierno chavista que se continúan hoy contra el presidente N. Maduro. Al fiscal Anderson lo asesinan con una bomba en su camioneta para acallar su voz, cosa muy distinta a la del fiscal Nisman que contaba con toda la prensa y TV a dos voces todo el tiempo. Por ello allí sí, y en la otra cara de la moneda, Danilo Anderson estaba desenvolviendo una madeja donde a “los boli burgueses” se les conociera la cara de su desmadre de la revolución. Aquí hace 20 años que no se puede acusar con hechos y resolver el asesinato de AMIA en una olla al que el fiscal Nisman le ponía ingredientes muy pasados y del cual él no sabía que sería por uno u otro motivo “el pato de la boda”. Es el poder judicial del sistema que no puede resolver los problemas de fondo que hace a una sociedad injusta, de clase, en donde el mismo se apoya. Y de esto la memoria nunca enterrada de los pueblos tiene miles de casos. Por ello y como colofón de esta secuencia de “casos no resueltos por la Justicia” está el que hace el golpe de estado del 11 de abril de 2002 contra el presidente constitucional, Hugo Chávez Frías, secuestrado, golpeado con intento de fusilamiento y que de la mano del pueblo y las FFAA constitucionalistas revolucionarias fue repuesto en El Palacio de Miraflores, sede del gobierno. Para la Justicia venezolana nunca hubo golpe de estado, sino solo “vacío de poder”, por lo cual nunca se investigó a fondo para hacer justicia con los verdaderos mentores, nacionales y extranjeros, del golpe.

En nuestra opinión ahora las condiciones socio-políticas son otras. La derecha no puede comprometer y usar como carne de cañón a las FFAA como antes contra el pueblo. No tienen fuerza social determinante contra la presidenta a pesar de toda la masiva e inmisericorde campaña mediática. Por ello la cuestión es que siendo en la forma una acción judicial se quiere esconder su fondo político que no es otro y lo define esta atrevida acción del fiscal que caminaba irracionalmente exacerbada por la crisis política del establishment. Es la disputa del porvenir inmediato del país en la que se está dirimiendo el cambio real necesario que afecta a un pequeño pero poderoso sector financiero empresarial que siente está perdiendo su poder y privilegios. Esta crisis es una síntesis de lo que el país vivió en el anterior neoliberalismo imperialista, con los gobiernos cívico-militares o en una seudo democracia de los Menem, De La Rúa. Gobiernos que enterraron la estructura de la nación, desapareciendo al Estado que inerme, privatizado y entregado a la voracidad del neoliberalismo imperialista había llegado en el 2000/01 a la desintegración del país. La derecha especuló desde adentro y afuera para desnaturalizar el progreso de la sublevación social, queriendo ignorar que los avances sociales también se hacen dentro de las clases y sus distintos sectores en el campo de los trabajadores. Quieren hacer jugar un papel reaccionario a esa clase media que a fines de los 90 y 2000/01 hacían alianza de clases con los trabajadores, los desocupados, marginados del sistema. Era la solidaridad “piquetera-clase media” aunando el sentir y los objetivos del 90% de la sociedad que irrumpía en la historia como nunca antes. Se superaban las diferencias sociales cuando se alcanzaba un vaso de agua o alimentos a los que marchábamos exigiendo cambios revolucionarios contra el robo de la política de los Cavallo, etcétera. Esa es la crisis de la derecha que sistemáticamente desarrolla una política de desgaste del gobierno, pero no pudiendo impedir que los progresos que benefician a la mayoría de la población y esa clase media les sea favorable al curso político, que en una parte puede no apoyar políticamente al gobierno como por otro lo sostiene y sostendrá porque vive los beneficios de estos 12 años. Eso exaspera a una reacción que trata de generar caos pero desde la desesperación que les produce la ausencia de apoyo social y la falta de peso electoral de la “oposición” y los candidatos variados que aúpa. Una crisis que la atraviesa y quita herramientas mediáticas de cara a las elecciones de octubre de 2015. El fiscal Nisman pagó con su vida esta situación.

LA AMIA 20 AÑOS DESPUÉS

Al sionismo fascista que asesinó a Isaac Rabín y luego a Arafat no le interesa para nada el curso independiente de la política exterior Argentina. La voladura de la embajada de Israel y luego la AMIA, que condenamos y denunciamos en su oportunidad y luego decenas de veces, fue la expresión concreta en el mundo de una disputa interior en Israel, la crisis con el imperialismo de los EEUU y una política zigzagueante de la época-y se mantiene en la actualidad-, respecto al papel que debe seguir haciendo este país en Medio Oriente. La “guerra del petróleo” lanzada por EEUU cuenta con alianzas muy sólidas con la gran burguesía árabe. Burguesía feudal anti nasserista y socialmente reaccionaria que no defiende religión alguna sino su poder económico y por eso es aliada de EEUU contra la lucha del pueblo palestino, sirio, egipcio, etcétera. El “tapón contrarrevolucionario en la región” asignado a Israel por los EEUU se tambalea en los acuerdos bajo la mesa de éste con las grandes monarquías o burguesías multimillonarias y es allí donde no tienen diferencias en apoyar a Israel en las masacres que éste hace en Gaza y al pueblo palestino. No es un problema religioso sino de clase.

Entonces esta falsa pista iraní presionada desde Washington a las dos horas del atentado de la AMIA, tiene raíces propias y lejanas a la Argentina de 1990 y en la actualidad a partir del 25 de mayo del 2003 con el gobierno de Néstor Kirchner y luego Cristina Fernández. La realidad es opuesta al indicio de protección al terrorismo a la que se acusa a la presidenta, el canciller y por ignota extensión a luchadores sociales. El gobierno que nace en mayo del 2003, legitimado luego en varias elecciones, nada tiene en común con todo lo que acontece en Medio Oriente y la acción del imperialismo y sus secuaces. Por el contrario su política ha sido del desarrollo y crecimiento económico, productivo y distributivo sobre bases más justas o en la línea de una nueva sociedad distributiva y no competitiva del mercado clásico capitalista imperialista o neoliberalismo del 2003.

Creemos que de este análisis, las conclusiones corren por nuestra cuenta, está lo irracional de las acusaciones, banales contra un gobierno que hace 12 años ha dado una política para destrabar lo que hace a una causa judicial contra ciudadanos iraníes a los que no se les ha podido comprobar ser los autores materiales o intelectuales del crimen de la AMIA. Todo lo demás, acerca del comercio y relaciones normales entre estados es una consecuencia natural del desarrollo de la economía del país, del mundo. O acaso estos sectores mediáticos “condenan” o condenarán los acuerdos entre Irán-EEUU, o el gobierno de Cuba revolucionaria y de B. Obama de los EEUU? Nadie con un mínimo de raciocinio casi elemental podría ponerse en la vereda de la humedad, donde todo se pudre.

EL Poder Judicial no es lo mismo que la Justicia y ésta a su vez no es una entelequia intelectual donde transitan acusaciones y recusaciones. La Justicia administrativa aplica políticas constitucionales, de estado como de los factores del poder, sean o no gobierno. No se puede ignorar esto en un caso concreto como el del AMIA que está ligado indefectiblemente a las condiciones políticas internacionales. A la geo política del y los imperialismos del mundo donde dirimen luchas políticas por poder económico como el petróleo por ejemplo, y donde pueden lograr involucrar a países absolutamente neutros por región y política al momento de lo que pasa en el mundo o sucedía en Medio Oriente. Argentina es un país donde una enorme colectividad residente de naciones y credos diferentes viven en armonía y absolutamente en paz. Un país donde la inmigración ha sido parte histórica de su desarrollo social, económico y cultural. El asesinato de la AMIA no había motivo ni interés social interno alguno, pero si políticamente hacer jugar un papel en la estrategia mundial imperialista en buscar pistas que beneficiaran un interés político-económico externo, que como en el caso de Irán país gran productor petrolero que antes era controlado por las 7 hermanas del petróleo y donde los EEUU ponían y sacaban gobiernos, hasta que llegó Mohammad Mosaddeg y nacionalizó el petróleo y que luego será derrocado por un golpe feudal de la realeza con Mohammad Reza Pahlevi como Sha de Irán apoyado por los EEUU en agosto de1953 y no como casualidad poco más de un año en septiembre de 1955 en Argentina dan un golpe contra J.D. Perón que realizaba una línea política convergente .

LA VERDADERA RAZON NO ES AMIA SINO EL FIN POLITICO DESTITUYENTE DE LA CORPORACIÓN EMPRESARIAL MEDIATICA

En este curso se ha ido profundizando una crisis larvada desde hace años como profundizada en el último 2014. Hoy hay un sector del poder económico empresarial, financiero, industrial y agrario que siente que va camino a perder si este curso político nacional y popular continúa después del 2015. Un corporación que utilizó la lucha del pueblo y de su gobierno y se benefició a pleno de su política durante años de una política de desarrollo del mercado interno como base del consumo y ser éste el trampolín para la vuelta a un proceso de re industrializar al país. Una condición en que, sin control de cambios, ni monopolio del comercio exterior o de granos, permitió el ingreso de ciento de miles de millones de dólares de las exportaciones con poco o nulo control del estado lo que permitió la fuga de más de 200 millones (hay quienes afirman llegaría a los 550 mil millones) de dólares en esos años como se puede comprobar en las 4mil 36 cuentas en Suiza y hasta ahora detectadas como divisas fugadas o mejor dicho robadas al país por no tributar más allá de otras consideraciones sociales y política necesarias a tener en cuenta en nuestra opinión.

Pero lo que esconde el objetivo final, real con la muerte del fiscal, es golpear al gobierno para inducirlo a una salida electoral con candidato a president@ que exponga una política amorfa a la continuidad del proyecto actual. A la derecha corporativa no le interesa nombres en particular sino personajes endebles, fáciles de manipular y mejor si son influenciables políticamente aunque pueda surgir de las filas del llamado “oficialismo”. En esto no hay razón alguna con el crimen de la AMIA, es una jugada política que mostrando la debilidad de las altas cúpulas del sistema de cara al pueblo y el gobierno, pueden apelar a cualquier acción que incluye la eliminación del cartero.

EL ESTADO REVOLUCIONARIO Y LA SOCIEDAD CIVIL EN PERSPECTIVA

Esta fue una política similar a lo realizado por Perón a partir de 1946/55, pero en tiempo y espacio diferentes. Néstor Kirchner tenía que parar la caída libre del PBI y la economía del país, con una Deuda Externa que doblaba su PBI, una desocupación abierta de 27% y camuflada con trabajo en negro de más del 60%, un índice de pobreza del 70% en diferentes niveles y estratos de la población. El gobierno de J.D. Perón tenía una masa de divisas producto de las exportaciones en época de la II Guerra Mundial, y condiciones mundiales que le eran totalmente favorables, la economía capitalista inyectada por capitales de los EEUU, peleaba con la URSS, y exigía menos a las burguesías nativas. En cambio en la década del “corralito bancario”, la ley de flexibilización laboral “Banelco”, trabajos tercerizados con pérdidas de beneficios sociales, etc. era una espada de Damocles sobre la cabeza del gobierno que entraba. De esa situación se benefició el poder empresarial financiero. De las enormes distancias que había que resolver entre el poder social y el económico en un gobierno que nacía con solo el 22% electoral. Y es por ese poder que sigue ejerciendo desde los distintos estamentos del mismo aparato de un Estado que no cambió su naturaleza de clase más allá del gobierno y su política nacional, popular, progresista revolucionariamente en lo interno y externo.

La clase obrera, los trabajadores en general vieron este curso, sus beneficios sociales como los límites del reparto. Por ello hemos planteado que “no existe el capitalismo bueno”, sino sencilla y realísticamente un capitalismo que busca su desarrollo nacional industrial y otro que solo exporta bienes del país y deja los beneficios afuera de éste. Y este último, mayoritario en la concentración económica financiera, tiene un enorme poder que lo utiliza para imponer políticas afines a sus intereses. Esa etapa de acuerdos económicos-políticos de gobernabilidad para sacar al país del pozo en que lo dejó el neoliberalismo y empuñar las armas del desarrollo se encuentra en vías de agotamiento por las condiciones internacionales, la profundización de la crisis capitalista, como en lo interno en que se está entrando en una etapa de definiciones en particular con la elección del nuevo president@. No es por una situación económica o la composición del PBI, no es problema del campo o la ciudad, sino en nuestro análisis, es que para continuar esta política de desarrollo compartido y llegar al 50% para el capital y el trabajo se necesitan condiciones que ya no se pueden sostener por la lucha de clases inherente al curso de la historia. Solo profundizando los cambios, es decir quitándole poder a las corporaciones es que se puede sostener y avanzar el proyecto en curso.

Durante estos 12 años la presión de la sociedad, de la clase trabajadora es la que consiguió que estos beneficios usufructuados en su gran parte por las capas altas de la sociedad económica sean como mínimo compartidos socialmente en sentido evolutivo al nivel del peso social. Esas son las leyes que a través del parlamento deberán, ajustándose al derecho social, sancionarse de aquí en más. En ese camino el gobierno fue avanzando en medidas sociales que se orientaron en ese sentido, hay decenas que no vamos a en numerar aquí, pero ellas tocaron en tiempo y espacio los ámbitos del poder capitalista de la sociedad. Y es un aviso a los sectores más reaccionarios del espectro socio-político y les indica a la oposición nativa y al imperialismo que en el año electoral con esta base en curso marchan a una derrota electoral. Su desatada temprana campaña electoral es un claro indicio de ello.

En este curso lo que se expresa claramente ES LA AUSENCIA DE APOYO DE LA CLASE MEDIA A ESTAS ACCIONES DESTITUYENTES DE LA DERECHA POLITICA. No es solo que no logran ponerse de acuerdo las distintas fracciones partidarias de esta miscelánea de una misma política para salir del “kirchnerismo” que los aterra a esta la oposición, sino en que ésta aparece claramente fuera del contexto de la vida del país. A pesar del sabotaje económico alentado con una inflación sistemática en el costo de vida, amenazas de despidos laborales, cierres de algunas empresas, etcétera, de las que usufructúan e interviene la oposición, existe la posición social en particular de la juventud que se prepara a salir a defender el proyecto. Es una débil oposición la que va recibir respuesta político-económico-organizativa desde el campo del gobierno y sus bases sociales de apoyo.

Por ello no es descabellada la acción de “tirarle un muerto” al gobierno, por el contrario es hipótesis natural a este curso, como también una acción bastante burda de la oposición. Sí es una maniobra para desnaturalizar lo que hace a una campaña y lucha electoral donde el gobierno está sólido. Mientras que una parte de la oposición se quiere mimetizar con las conquistas del “kirchnerismo” al mejor estilo del “escuálido Capriles” en Venezuela volviéndose “chavista” ahora, hacen de una cuasi política neo kirchnerista una bandera 2)“Neokirchnerismo”: expresión utilizada por primera vez en editorial de Voz Proletaria N° 1586.”Derrotar a las alianzas reaccionarias votando la concentración al peronismo del Frente para la Victoria”. L.C. . Conocida política de los EEUU: “sino puedes con ellos, súmate a ellos…”. El imperialismo mueve sus marionetas y cuando queda con las nalgas afuera debe esconderse y allí hace macabras jugadas en una combinación de sujetos políticos, espías, servicios y lacayos a los que luego elimina como lo hicieron con los supuestos asesinos de Kennedy.

EL PAPEL DE LA SOCIEDAD CIVIL

Hay en este curso nacional un factor de enorme importancia que es “la sociedad civil”, que representa a una masa social, generalmente amorfa políticamente pero que tiene un solo partido: su bienestar social, individual. Ese sector que vive en la clase media, o en términos marxistas “la pequeño burguesía”, es una parte de la sociedad que transita entre aspirar a ser burguesa o cae en la lucha por la vida en ser parte del proletariado, o los trabajadores en general. Ese sector no está respondiendo a la corporación mediática empresarial, a los llamados de sirena o gemidos de animal que se está hundiendo en arenas movedizas o fangales sin piso, en que la derecha y los medios de prensa nacionales y extranjeros, salvo algunas excepciones puntuales, les hacen para incentivar que salgan a la calles y en una maniobra concretamente destituyente. La clase media, conservadora por naturaleza, no se está dejando arrastrar al fangal de la oposición. El resto de la población mayoritariamente ve en los problemas diarios de la vida como afrontarlos, pero siente que desde el gobierno hay una política que les favorece.

En América latina hay muchas experiencias de estas condiciones y situaciones como también con diferentes resultados. El golpe del 11 de abril de 2002 en Venezuela fue precedido por una similar creada situación en la que querían mostrar un país sin gobierno, en crisis económica, desabastecimiento, etcétera. El eje de apoyo social fue “la meritocracia” de PDVSA, empresa estatal del petróleo que con sus 15 mil ejecutivos, 45 mil funcionarios y empresas terciarias, con sueldos de miles de dólares mensuales, viajes pagados a Miami y mil “beneficios espaciales” más, usufructuaban el 60% de los ingresos petroleros. Chávez dio batalla para cambiar esa situación poniéndoles un control del Estado por primera vez en su historia. Esa fue la “clase media” capitalina que se movilizó y le dio solo un respaldo circunstancial sin compromiso político alguno, que se vio cuando el pueblo salió a la calle a defender la democracia y reponer su presidente el 12 de abril y nadie de ese sector se movilizó en defensa del gobierno golpista de “Carmona el breve” que duró 37 horas y dejó tres docenas de muertos y más de centenar y medio de heridos.

Ahora, en el país, la reacción para movilizar pone un muerto y lucrar políticamente como único beneficiario de la muerte del fiscal Nisman. Es este mismo sector poderoso económicamente quien arma los golpes cambiarios, organiza la inflación con los precios de bienes y servicios. Es su criterio capitalista de acumulación generando la suba del costo de vida y utiliza las conquistas económicas de los trabajadores, como llena páginas de sus diarios, con miles de horas de TV, etcétera, para querer mostrar un país de total inseguridad social, falta de trabajo y sin perspectivas de progreso, país inexistente. Ello es una coordinada acción política de confusión social con destrucción de la verdad y la real LIBERTAD DEL INDIVIDUO. Pero no han conseguido a pesar de todo ello, movilizar a millones en su favor político, sino pequeños grupos organizados que arrastran a sectores marginales de la sociedad.

La sociedad civil no responde a una política involutiva donde asome “el corralito”, el 60% de desocupados o subocupados, y un país entregado a la voracidad del capitalismo imperialista. Eso es una conquista socio-política del proyecto en curso. La aceptación de la presidenta, de acuerdo a encuestas incluso de la oposición rodea más del 60%. Por ello ahora van a buscar el II paso de su plan destituyente, que es hacer actividades por grupos coordinados y previamente entrenados. Los que se dice “la guarimbas” o acciones de terrorismo territorial desarticulantes de la tranquilidad productiva y la paz pública. Y esto es así porque no pueden mover a una clase media, a una sociedad civil que está siendo ampliamente favorecida por la política del gobierno en estos casi 12 años de gobierno. En síntesis la sociedad civil no está metida ni acompañando a esta política destituyente.

POR QUÉ LE PEGAN A LOS LUCHADORES SOCIALES

Los ataques a Luis D´Elia y Andrés Larroque queriéndolos vincular a manejos o contubernios con supuestos agentes iraníes, es tan ridículo como insustentable. Las desgrabaciones, más allá que hoy existen aparatos digitales de grabación que sintetizan las voces y pueden hacer decir lo que el usuario quiera como expresó el Juez Canicoba Corral, éstas no dicen nada que no esté dentro de la democracia y los derechos humanos de cualquier ciudadano, entre ellos de tener o no empresas que puedan aportarles medios de vida y organizativos para la acción política si así fuera. Cosa que claramente hacen los empresarios de los medios de prensa, industriales y comerciantes que como el Sr. Magneto, la Shell, FIAT, etc. siempre tienen “canilla libre” para agredir inventando sucesos contra el gobierno y los luchadores sociales. Mientras el poder corporativo se rasga las vestiduras fabulando tonterías en desgravaciones que terminan siendo pruebas favorables a sus acusados desde el punto de vista constitucional, ellos mantienen su negocios y empresas para sostener a medios de prensa y la derecha política, el fascismo, los pro imperialistas, las organizaciones civiles y sindicales con sus ONGs, Fundaciones etc. que reciben “ayudas” de agencias de los EEUU y otros países del campo imperialista. Ello es ignorado por la prensa mediática corporativa. Es que solo es válido para el poder económico hacer empresas subterráneas o “truchas” como armado de sostenimiento económico, como las empresas comerciales y empresariales que regadas por el mundo responden a la CIA, NSA, etc. conque sostienen los agentes dobles incluso metidos en los servicios de inteligencia de los países en desarrollo.

Se les pega a los luchadores sociales no por razones político-sociales ni económicas. Se quiere destruir sus capacidades políticas como el peso de dirección social que estos compañeros, como Luís Ángel D´Elia tienen sobre el pueblo organizado en la defensa del curso político actual. Mientras hacen lo que es nada nuevo bajo el sol, basta ver la desclasificación pasados “30 años de secreto” que el mismo Departamento de Estado norteamericano hace, apareciendo los subsidios, o inversiones muchas veces de cientos de millones de dólares, que ponen para organizar y financiar “grupos de tareas saboteadores”, incluso que provienen de una infantil seudo izquierda, para desarticular, desintegrar o tumbar gobiernos, como el caso de Salvador Allende, Daniel Ortega en la década de los 80/90, o ahora con Nicolás Maduro donde está clara la intervención a través de la Guerra Petrolera como la acción económica empresarial desestabilizadora.

Pero es necesario denunciar el fondo de estos ataques, como asesinatos, suicidios inducidos, sabotajes productivos etc. porque son parte del mismo plan destituyente de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el curso político revolucionario el país. Denunciar este adelantado plan estratégico contrarrevolucionario que comenzó con esta “guarimba mediática”, es defender a los luchadores sociales de toda esta basura irrelevante judicialmente conque son atacados. Acciones del imperio y sus lacayos para intentar destruir la credibilidad de los dirigentes y luchadores sociales mezclando el estiércol con las flores. Porque la estructura de la campaña es desarticular la relación GOBIERNO-PUEBLO. Y ello nos recuerda que para el imperialismo “el mejor comunista (o luchador social) es el muerto” y si no lo pueden hacer físicamente, tratan de denigrarlo ante el pueblo.

La estrategia es dividir el frente progresista revolucionario en que se apoya socialmente el proyecto. Es la teoría del “fin del kirchnerismo” al que hay que darle fuerza, aunque no sea una realidad. El ataque y persecución mediática de los compañeros D´Elia y Larroque es una ofensa al pueblo trabajador. El querer comprometerlos con terroristas ya es una fase superior de la acusación y de la que deberán responder los que la organizaron. Es querer reinstalar condiciones represivas que el pueblo, como en semana santa de 1987 en aquellos memorables “cuatro días que conmovieron Argentina” en que el pueblo sin banderías políticas aplastó el golpe, cómo titulamos en Voz Proletaria Nº 1337 3)“Los 4 días que conmovieron a Argentina”. Resolución del Buró Político del POR posadista del 21-4-1987. . Pero hoy es OTRO TIEMPO Y ESPACIO DE LA HISTORIA DEL PAÍS Y EL MUNDO.

La desesperación por vincular a la lucha social y sus direcciones con el terrorismo u oscuros manejos empresariales es una estrategia política ya aplicada antes con Lanata y Cia. que fracasó. La derecha necesita presionar a un Estado administrativo que transita progresivamente en los cambios necesarios para seguir saliendo del pozo del capitalismo neoliberal, pero que sigue siendo parte de él en tanto no se han cambiado las relaciones de producción y distribución en su estructura, más allá de los enormes progresos de la cual la sociedad civil, la clase media es testigo y usufructuante de excepción.

Considerando no necesario ampliar nuestra defensa, por bochornosa fundamentación mentirosa la acusación mediática contra los compañeros Luís D´Elia y Andrés Larroque. Sí queremos expresar nuestra SOLIDARIDAD POLÍTICA CON LA LUCHA Y SUS OBJETIVOS QUE ELLOS MANTIENEN EN ESTE CURSO NACIONAL Y POPULAR. Los compañeros no están solos señores de la meritocracia corporativa. Nuestra prensa proletaria, de clase y revolucionaria, no tiene ni cósmicamente cercano ninguno de los medios económicos multimillonarios que ustedes tienen para denigrar a los luchadores sociales, sin duda, TANTO DESDE EL CAMPO POPULAR COMO NOSOTROS TENEMOS EL RESPETO Y LA CREDIBILIDAD DE LA POBLACIÓN DE LA QUE USTEDES NO GOZAN COMO LO MUESTRA EL FRACASO EN LOGRAR ACCIONES DE MASAS CONTRA EL GOBIERNO. Esta es la etapa en que la lucha de clases madura y profundiza y no siempre por la acción de los explotados del sistema, sino por reacción de las fuerzas conservadoras contrarrevolucionarias que se lanzan a la agresión política, social utilizando a una administración de Justicia que deberá integrarse con las necesidades reales del país, que son las del pueblo. Y allí están D´Elia, Larroque y todos.

EL PAPEL DE LOS SINDICATOS Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

Finalmente en esta Editori@l manifiesto de nuestro partido y su prensa, creemos necesario entrar en la CRISIS DE LAS DIRECCIONES SINDICALES. Sea la CGT, CTA o sindicatos de base. El progreso de estos 12 años no puede quedar fuera de lo que hace a una conquista social, sindical, política del pueblo. En el 2001 estábamos en las calles peleando por el trabajo que era la vida misma. Hoy estamos desenvolviendo una nueva relación de la fuerza del trabajo con un Estado y gobierno que ha avanzado en la defensa de las mayorías. No es éste un gobierno de Menem, Cavallo. De La Rúa, sino parte central de las luchas sociales, piqueteras, sindicales. Néstor Kirchner no nace de un repollo ni viene de París en cigüeña, como hemos expresado en otros Editori@les; él y la presidenta Cristina Fernández son una conquista del pueblo y su lucha de clases en diferentes estadios, expresiones y/o direcciones, sin duda pero en una misma línea de acción. Los sindicatos, la CGT, CTA, los Movimientos Sociales, los partidos que comparten este curso no somos ajenos a este curso PORQUE SOMOS PARTE DE ELLO Y DE LA CONQUISTA LOGRADA, y sin duda que nos toca defenderla, nos obliga romper la barreras de la indignidad del individualismo feroz del neoliberalismo en lo personal e institucional, y organizar desde abajo lo que hace a la defensa del curso político y su representación gubernamental.

Nuestro partido, el POR (trotskista-Posadista) que forma parte del MILES, tiene una historia de 70 años de vida política de clase y revolucionaria en las ideas. No nos para el sectarismo ni el reformismo de la otra vereda. J.Posadas analizó, comprendiendo el fenómeno social revolucionario del peronismo de los trabajadores, de los obreros y campesinos jornaleros del campo, de los “cabecitas negras” de entonces, y por ello tenemos una responsabilidad con este curso, como también una función. Pues los sindicatos, la CGT, CTA, los Movimientos Sociales, etcétera tienen una responsabilidad similar políticamente pero mayor enormemente en lo que hace a la organización por su peso y arraigo social.

Por ello plantamos como de necesidad y urgencia la convergencia de todos los organismos del pueblo, sindicales, sociales, políticos para solidariamente con el gobierno de la compañera Cristina Fernández de Kirchner, desenvolver las herramientas concretas desde las bases productivas del país que aseguren la Democracia y gobernabilidad, como también plantearse como pilar y estructura en la PROFUNDIZACIÓN DEL MODELO. Hay que volver sobre la Constitución de 1949, como sobre los históricos Programas de Huerta Grande y La Falda que desde los sindicatos abrían la perspectiva del nuevo país, ese que está naciendo en los cortos 12 años actuales como hermoso provenir que se afirma en el país y el mundo. Entre ello de Grecia, un país pequeño numéricamente como gigante en la cultura que seguramente va a conmover la humanidad en pocos días y de allí con PODEMOS en España, Irlanda, Portugal y la revolución de los claveles que están vivos, las repúblicas populares soviéticas en Donetsk en Ucrania, etcétera.

Nosotros planteamos la unificación de los sindicatos, movimientos sociales, partidos populares y revolucionarios, lo mejor de las bases de la seudo izquierda (no de los que en la TV del imperialismo hacen causa común con ellos), en un gran FRENTE ÚNICO ANTIIMPERIALISTA NACIONAL Y POPULAR. Que desde allí apoyando al gobierno de la compañera Cristina avance sobre un programa de transición que supere la transitoriedad del actual Estado. Apoyar las medidas del Ministro de Economía Kicillof, por quien va la derecha y los tibios. Discutir con el Ministerio de Trabajo un proyecto combinado del Estado y los Sindicatos para controlar el curso del proceso productivo sus costos y la generación de los precios. Nadie mejor que los trabajadores para desenvolver esta campaña, que aterra a los empresarios y sus libros negros y empresas truchas por donde, utilizando las ranuras que deja el estado actual fugan a los centros del poder mundial capitalista los miles de millones de dólares necesarios para la reindustrialización pero con la fuerzas del trabajo incorporados como dirección y control del proceso productivo y financiero.

Los sindicatos, la CGT, CTA etc. es lo que creemos y planteamos honesta y revolucionariamente, deben discutir. No caer en la reivindicación que aun desde la justeza social, no está en tiempo y espacio político de la crucial lucha que se está dando con enemigos encapuchados, a cara descubierta o encapsulados dentro del mismo aparato del estado y el gobierno, como lo muestra los servicios de inteligencia que juegan contra el estado nacional.

No es tarea sencilla, fácil de desarrollar normalmente porque se entrecruzan intereses diversos, sin duda, tanto como que ahora lo que puede limar esas diferencias, la herramienta necesaria, es salir al cruce de esta campaña destituyente de la presidenta, que empieza por tratar de lograr que ésta pierda poder político. Esa aceptación de más del 60% como también que la sociedad civil, la clase media y el pueblo en general no se comieron el sapo de la denuncias (¿?) del fiscal Nisman que lamentablemente fue arrastrado en ellas y terminó pagando con su vida en oscura, tétrica relación intestina con los mentores de verdades a media y realidades que no se confirman porque finalmente nada aportan al esclarecimiento del atentado en la AMIA, que como hace 20 años seguimos condenando.

La reacción conservadora y pro imperialista adelantó la campaña electoral porque se ve perdida en octubre. Debemos oponer una sólida respuesta social, política que no puede ser otra que revolucionariamente profundizar el proyecto. Hugo Chávez hasta el abril del 2002 buscó la concertación nacional, al mismo tiempo desde el primer día de su gobierno implementó cómo lograr salir de la IV República. Realizó referéndum para resolver salir de la etapa anterior del país, fue capaz de constitucionalizar el proyecto bolivariano conquistar la nueva Constitución y la V República. Nosotros estamos a medio camino, aún seguimos con el remanente de la Constitución reformada de 1853 y sus instituciones alejadas del interés popular. Plantearse discutir una nueva constitución previo a un referéndum aprobatorio, es devolver golpe mediático con acción social de masas. Los sindicatos, que hoy ya no son meras bisagras para lograr mejoras circunstanciales de los trabajadores, deben, en nuestra opinión, asumir también estas responsabilidades. Por ello insistimos en la necesidad de volver sobre los programas históricos de la clase obrera: LA FALDA Y HERTA GRANDE.

Este es el camino de pasar de la transitoriedad de un Estado nacional combinado y sujetado por el poder económico, a una transición desarrollando nuevas fuerzas productivas alternativas al neoliberalismo y el neocapitalismo. El mundo, América latina y sus triunfos electorales populares, Grecia seguramente, nos muestran el camino del triunfo electoral, pero más importante de afirmar el curso que se inició el 25 de mayo de 2003 y que hay se continúa con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Hoy es atacado criminalmente y ese curso es el que hay que defender política, social y económicamente y están todas las condiciones internas, externas y del pueblo para seguir profundizándolo.

Eliseo Ramírez. Por la dirección nacional del POR (Trotskista_Posadista), 22 de enero de 2015

 

Los tiempos de progreso del país no los fija la sociedad de los conservadores muertos
VOZ proletaria 1595

Referencias   [ + ]

1. Repudiamos el atentado terrorista a la AMIA. E.R. (por la Dirección Nacional del POR posadista). VP 1419. 18-07-1994
2. “Neokirchnerismo”: expresión utilizada por primera vez en editorial de Voz Proletaria N° 1586.”Derrotar a las alianzas reaccionarias votando la concentración al peronismo del Frente para la Victoria”. L.C.
3. “Los 4 días que conmovieron a Argentina”. Resolución del Buró Político del POR posadista del 21-4-1987.