El desarrollo económico, las PASO…

ffcc

EL DESARROLLO ECONÓMICO, LAS PASO, LOS SINDICATOS, IDEOLOGÍA Y LA CONSTITUCIÓN

Editori@l:

El curso iniciado, en realidad plasmado orgánicamente en el gobierno a partir del 25 de mayo del 2003 con Néstor Kirchner, se originó social y políticamente el 16 de septiembre de 1955 cuando la reacción oligárquica interna acompañada por sectores seudo izquierdistas, y su dirección internacional, el imperialismo yanqui, en un cruento golpe militar despojaron del gobierno a Juan D. Perón, presidente constitucional de la república, intentando con ello cerrar un curso socialmente revolucionario- que J.Posadas en 1947 la calificó de “El Plan Quinquenal o Revolución Permanente” de Perón como de la etapa “del proletariado peronista-comunista”. Un curso que nunca se cerró y fue, y es en nuestra opinión, la base social y política de masas del progreso del país. El resultado de las recientes elecciones en Salta con el triunfo del FPV, es claro indicio de esta continuidad. La oligarquía y sus aliados en estos años asesinaron, desaparecieron, compraron e influyeron sobre direcciones venidas de una genuflexa política del peronismo burgués, pero no pudieron destruir la esencia del origen proletario del movimiento obrero peronista, y por eso vienen de los sindicatos obreros los históricos programas de La Falda (1957) y Huerta Grande (1962) que eran la expresión concentrada de las necesidades que había que profundizar en la Constitución peronista de 1949.
En esos 48 años que pasaron, de golpes y triunfos y en particular sus primeros 17 años, fue la lucha permanente del movimiento obrero como cabeza y conciencia de la sociedad en su conjunto la que impidió un retroceso en las enormes conquistas sociales iniciadas desde 1946 y apoyada ésta etapa en el histórico 17 de octubre de 1945. Y de ello la Constitución de 1949 fue un hito que marcó un antes y un después desde el campo constitucional en lo que hace a la reconstrucción de la Nación ya no desde la épicas luchas libertadoras desde 1810 y su traición con la Constitución de 1853 en la que la capa social oligárquica, ya entronizada en el poder político de la economía liquidando a todas las corrientes nacionalistas de la época, buscó en el imperio británico su aliado externo, el sustento para formalizar una república.
A partir de allí los gobiernos cívico-militares y seudo democráticos, como el menemismo, desconocieron la constitución de 1949, generaron reformas (1957) y en 1994 con Menem, pero sostuvieron la de 1853. Esto era en un curso que combinaba relaciones internas productivas con las necesidades del sistema neocolonial capitalista que exigía una dirección centralizada que lo expresara. El país necesitaba crecer porque esta condición la exigían las fuerzas de la economía mundial a su vez también en desarrollo con el progreso de la revolución industrial en Europa que requerían de las materias primas (comodities); los productos naturales o básicos que daba el país les eran absolutamente necesarios a los imperios de la época. Inglaterra, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda que sustituyeron a una España sometida en las conquistas de territorios en el mundo. Pero ya no con invasiones militares sino con la cultura, tecnologías y fundamentalmente con el vigor de las fuerzas productivas, aquellas que Marx y Engels analizaron se volverían contra el sistema capitalista ya en esa época y nosotros hoy en el siglo XX-XXI venimos analizando como realizándose en lo que calificamos (2002) como: “La rebelión de las fuerzas productivas aliadas orgánicas de la lucha de clases”.

EL DESARROLLO ECONOMICO NO ES OPUESTO AL SOCIAL

Lo que mostraron globalmente los gobiernos de Perón (1946/55) fue que el desarrollo de la economía basada en la industrialización de las materias primas, de ponerles la fuerza de trabajo nativas, era el valor agregado que funcionaba dentro del sistema capitalista mundial en la perspectiva de generar o crear una burguesía nacional con interés en el mercado interno, aunque esto no eliminara la desigualdad social ni la lucha de clases como motor del progreso en la historia. El desarrollo económico basado en la industrialización del país dentro del sistema capitalista tiene el límite del valor de la fuerza productiva mundial. De la misma manera que no existe capitalismo nacional aislado tampoco lo hay de lo que fue la política de Stalin del “socialismo en un solo país”. Marx y Engels y luego Lenin-Trotski y J.Posadas se encargaron de mostrar previsoramente esta realidad.
Hoy vivimos en el país una transitoria etapa de gran desarrollo de las fuerzas productivas en la que la expansión económica interna, en determinado momento de la economía mundial lo ha permitido, afirmando una elevación del nivel de vida de la población. Que se considere estadísticamente que en el país hoy “la clase media es el 78% de la población” indicaría una confirmación, para nosotros no exacta, de la realidad. Sin embargo en estos 12 años el país creció económicamente y socialmente como nunca antes en estos 48 años y esto es por UNA FUNCIÓN REVOLUCIONARIA DEL ESTADO NACIONAL.
Hoy en pleno curso del año electoral presidencial, y cuando se pone en la discusión ¨Qué país queremos”, aparece como negación al desarrollo el sostener este curso o volver al fracasado neoliberalismo de los Menem, De la Rúa, Cavallo, etc. Una realidad que enfrenta al desarrollo de las fuerzas productivas con el conservadorismo y gradualismo en algunos casos, que quieren frenar el curso iniciado en 25 de mayo del 2003 que como conclusión de una etapa de 48 años se expresó en el destape de la olla gigante de las fuerzas internas de la sociedad productiva, de los trabajadores en todos los niveles y que incluye un sector del empresariado con intereses en el mercado interno.
Es el mundo, que “también existe”, aunque la derecha y politiqueros conservadores de la oligarquía lo nieguen y sean solo testaferros de los intereses del imperialismo y sus corporaciones, y está mostrando que el sistema capitalista vive una crisis terminal en tiempo y espacios concretos. Los BRICS expresan una correlación de fuerzas nuevas en la economía mundial, y si bien como venimos analizando, estas no aparecen como fuera del sistema capitalista en su desarrollo concurren con el imperialismo y van sentando estructuras que, aliadas a las fuerzas productivas de la historia, también lo negarán.
Por ello es importantísima la próxima visita de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al encuentro con V. Putin, que cada día acerca más los dos pasos (que le falta) para reconstituir la URSS, pero no en forma stalinista. Son fundamentales las relaciones con el UNASUR y lo que hace a un verdadero MERCOSUR socialmente distributivo. De la CELAC, y la interrelación con el ALBA etc. Un proceso que ahora se está implementando para el desarrollo del hemisferio en alianza con las fuerzas productivas del resto del mundo, en un curso donde la “inteligencia y la razón” desenvuelve un papel principal sin duda, pero cuya base histórica y política es la “Alianza de la lucha de clases y la rebelión de las fuerzas productivas”.

LAS PASO, SINDICATOS, IDEOLOGÍA Y LA CONSTITUCIÓN

En unas semanas se realizaran las PASO para elegir candidatos a Gobernador y legisladores de C.A.B.A., como preámbulo de las de agosto en las presidenciales. Unas medida que permite resolver problemas que hacen a los partidos e instituciones dentro de la actual democracia del sistema. Más allá de las diferentes condiciones materiales para realizar sus “campañas internas” en abismales diferencias de medios, y con la presión mediática de las corporaciones que tiene claramente sus candidatos, esta forma de pre elección solo cumple parcialmente su objetivo. Ellas son parte de una estructura “natural” a la sociedad capitalista donde pesa y deciden no capacidades individuales apoyadas en programa y política claras, sino como en esta sociedad de quien tiene las manos más grandes para apropiarse de lo producido. Entonces las PASO, para nosotros, siendo un progreso, quedan limitadas a la “capacidad orgánica de los medios” para realizarla. Y así candidatos que son la antítesis al progreso alcanzado aparecen con, y en, forma desproporcionada y gigantesca a lo que realmente socialmente pueden representar. Si se cuenta las horas TV-Radio, páginas en los medios de prensa etc. estos “candidatos” han tenido que tranzar políticamente con los dueños de los medios y las corporaciones empresariales nativas y trasnacionales.
En los hechos se vive una Dictadura de los Medios, de una democracia y república recortada por el poder financiero empresarial. Lo que de hecho también se plantea es ante esta, por ahora inquebrantable función reaccionaria de la democracia recortada, es discutir desde el poder social una nueva Democracia Social y el cómo alcanzarla y necesariamente pasar por la “Dictadura Democrática Proletaria” que unifique el crecimiento social con desarrollo económico y una sociedad con un Estado Revolucionario de transición con una política distributiva. En esta condición y etapa el papel de la juventud tiene un rol central. Frente a la descomposición política, moral, personal de viejas direcciones políticas, sindicales se levanta la alegría, la fuerza de la juventud que lejos de estar pasiva o alejada de la lucha social, de clases, es partícipe y un espolón de proa del barco del progreso. Todos los últimos acontecimientos nacionales y mundiales muestran este curso irreversible de la historia.
Las experiencias de países de la región como en Venezuela, Bolivia, Ecuador, o en el mundo Siria, Irak, Libia, Ucrania, muestran cómo el imperialismo y sus secuaces internos trabajan una política de desorganización social y destrucción de las conquistas alcanzadas, nos muestran claramente que es necesario abrir la discusión acerca de cómo enfrentar el poder económico-mediático con ideología y política porque no es un problema meramente electoral.
En una nota que aparece en este número de VOZ proletaria se fija la posición político-programática acerca de LAS PASO. Ahora bien, en este curso aparece desdibujada la función de las organizaciones sindicales de los trabajadores. Más allá que las direcciones representen o no los verdaderos intereses de sus afiliados, en estos 48 años de lucha social el movimiento obrero, hoy trabajadores ocupados o desocupados, movimientos sociales o sociedades de fomentos, clubes de barrio, etc. son parte indiscutible de estas elecciones. Es “Objeto y Sujeto” de ellas y no convidados de piedra donde se decide por afuera de la realidad social y basada en su mayoría en el poder económico y los acuerdos con éste.
La presidenta compañera Cristina Fernández de Kirchner ha planteado reiteradas veces la necesidad de basarse en la ideología, es decir en lo que hace a la estructura de la política. Y que sea ésta la que oriente y decida la economía. Ahora bien, si aún el país marcha con una Constitución, Poder Judicial y derechos de propiedad concentrados en una oligarquía conservadora que utiliza como “partido de ocasión” estos instrumentos, está claro que son el principal obstáculo para el desenvolvimiento de un curso de gobierno que ha favorecido el crecimiento económico y al mismo tiempo el empoderamiento de los trabajadores como sujeto de clase social en la defensa de sus derechos, (las Paritarias es una de ellas por eso salen cavernícolas empresarios a atacarlas). Y eso es lo que hay que no solo defender sino avanzar profundizando el modelo en lo que hace a las relaciones internas con la participación popular del pueblo como en lo que hace al plano de las imprescindibles relaciones internacionales avanzar en el UNASUR, MERCOSUR, ALBA, el CELAC, el BRICS etc.
Nosotros vemos que si los candidatos no plantean UNA CONSTITUYENTE que discuta y resuelva una NUEVA CONSTITUCION Refundadora de la Nación todas las medidas de enorme progreso alcanzadas en esta etapa “Kirchnerista” estarán permanentemente cuestionadas. Basta ver lo anti lógico que significa que la compañera presidente Cristina Fernández de Kirchner “no pueda presentarse a las elecciones” cuando incluso las encuestas de la oposición y la derecha, escandalizada grita que “Cristina Kirchner está sobre el 50% de aceptación en el electorado”. Es decir que ganaría fácilmente otra vez las elecciones. Y por eso tiemblan ante la posibilidad real, QUE APOYAMOS, acerca de que Máximo Kirchner se presente por la provincia de Buenos Aires como candidato a diputado nacional. Como en “La Cumbre Presidencial en Panamá” serán y están derrotados.
Lo que se está desarrollando, junto al progreso socio económico es A DÓNDE VAMOS Y QUÉ QUEREMOS Y PODEMOS REALIZAR! Es decir generar los instrumentos de UNA NUEVA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA PARTICIPATIVA que asegure con la organización social, sindical, de partidos y movimientos sociales que todos los progresos alcanzados no podrán ser vulnerados por las fuerzas conservadoras, que incluyen las que están en parte en los candidatos “tibios” en la fuerza del progreso. Una Constituyente en la que la Integración regional, como la alianza mundial contra el imperialismo sea una prioridad, como específicamente la plena integración al BRICS ampliado a otros países en vías de liberación y progreso social con Estados revolucionarios.
Creemos que esta es la tarea de este momento electoral para darle vigencia e importancia social real y no de personajes, individuos o grupos económicos. Que en ello radica la importancia para afirmar lo conquistado como profundizándolo avanzando en la construcción de UNA NUEVA SOCIEDAD que comenzó en 1946/55, justificó en la historia con H. Cámpora en 1973 y revitalizó en 2003 hasta ahora, porque como dijeron Marx y Engels: “La Clase Obrera tiene un mundo por conquistar y solo las cadenas por perder”. Y he ahí la base histórica del proletariado peronista que avanza en el kirchnerismo en una región y mundo en evolución revolucionaria.

León Cristalli: director de la revista Internacional “CONCLUSIONES” 15 de Abril de 2015.

VOZ proletaria 1597
Contra el paro del martes 31 porque está contra las necesidades del progreso social del país