CRISIS IMPERIALISTA Y III GUERRA MUNDIAL

crisis-precio-petroleo

LA CRISIS IMPERIALISTA Y LA III GUERRA MUNDIAL

León Cristalli, director de la revista Internacional “CONCLUSIONES”, 10 de enero de 2014

Este atentado terrorista en Paris es parte de una profundización de la III Guerra mundial que el imperialismo ha lanzado en el mundo. La “Guerra mundial petrolera” es otra de los varios pero orgánicos y organizados tentáculos con los que se está queriendo encaminar al mundo, la humanidad, el planeta: a una conflagración mundial. Es parte de una estrategia para dividir al pueblo de Francia, darle apoyo social a la derecha de Marie Le Pen en Francia, pero también a otras organizaciones que quieren restaurar una sociedad esclavista abiertamente, xenofóbica y donde el valor de la vida deje de tenerlo. No es un problema de “Terrorismo Islámico” aislado de todo ese contexto mundial. Por eso en Ucrania de la mano de la OTAN reviven lo más atrasado social y culturalmente del sector colaboracionista con los Nazis en la II Guerra mundial, aparecen sostenidos por manos mágicas y finanzas menos claras aun, grupos que activan acciones contra LA DEMOCRACIA. Es la destrucción de un Afganistán que salía del atraso ancestral hace 40 años floreciendo la salud, educación y una perspectiva de nación que comenzó con poner “agua corriente en los pueblos” que el 95% del pueblo desconocía,  y le metieron los “muyahidines” o “terroristas financiados por la CIA”, los mismos que después son Al Qaeda, IS, etcétera. Todos brazos armados para prostituir la lucha de clases desde adentro, confundiendo culturas con asesinatos  y el detritus de las religiones. Por eso Siria a la que quieren destruir para abrir un corredor contra Irán y Rusia de base soviética. Como utilizan a Corea capitalista del Sur contra Corea del Norte que en el fondo es contra China Popular, a la que teme el sistema capitalista mundial porque quiso tragarla como boa constrictor a un alimento y ha sido infiltrada desde adentro de su estómago y hoy no puede digerirla y está siendo carcomido desde adentro el sistema capitalista mundial, porque China no es capitalista a pesar de la burocracias y los “nuevos burgueses chinos” que como analizaron Marx y Engels, y luego previó don León Trotski, no tienen la forma de generarse en una clase sino siguen siendo parásitos de origen, con cierto poder económico por la naturaleza de la actual economía de China, pero parásitos del Estado Obrero “suigeneris” Chino. Los BRICS, la alianza de China Popular con países del mundo, con burguesías que intentan despegue nacional y ven que solo pueden hacerlo aliándose con el Estado Obrero Chino. Burguesías que ven lo que hizo el colonialismo en África con su destrucción siendo la cuna del género humano. Cosa que quisieron realizar en América latina con el “Consenso de Washington” y su organigrama EL ALCA, que era la “africanización de América latina” (ver LC 1999) pero fracasaron por las políticas enarboladas por Venezuela, Argentina, Brasil que arrastraron al resto e impusieron “el ALCA AL CARAJO” de Hugo Chávez.

EN SU CRISIS FINAL, EL SISTEMA CAPITALISTA NO NECESITA NI SE APOYA EN LA DEMOCRACIA

Esta acción “terrorista” con los asesinatos en Francia es parte de la política del sistema capitalista mundial contra LA ALIANZA DE LA LUCHA DE CLASES Y LA REBELIÓN DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS, de ello venimos escribiendo hace años. Por ello es que esta crisis del sistema capitalista plantea  QUE YA NO NECESITA NI SE APOYA EN LA DEMOCRACIA, de las que el mismo sistema amparó y se cobijó durante más de un siglo en el mundo, principalmente en Francia “su cuna desde 1789”, pero que hoy, agotado el desarrollo económico de sus fuerzas productivas (Marx.-Engels), debe ir a las raíces de su origen de clase SOCIAL EXPLOTADORA CONCENTRADA EN EL IMPERIALISMO. Todo lo demás es solo parte de la “Guerra de IV Dimensión” o GUERRA MEDIÁTICA pero ahora con consecuencias materiales directas, como los asesinatos en Francia, que incluye a los periodistas, policías, civiles y los mismos terroristas a los que se los ajusticia in situ PARA QUE NO HABLEN. Y claro solo antes de ser muertos tienen tiempo para declararse “autores” de los asesinatos, tomar rehenes, etc. Qué funcionales, no?

Esto lo escribimos a pocas horas de que la humanidad se enterara de estos salvajes acontecimientos hace días. Francia es un lugar elegido no al azar, por pura casualidad, sino porque es la BASE DEL NACIMIENTO DE LA DEMOCRACIA BURGUESA QUE HOY ESTÁ LIQUIDANDO EL SISTEMA CAPITALISTA EN EL MUNDO. Nunca fuimos cómplices por idiotez político-cultural de considerar estos episodios como un “problema de sectas islámicas” sino de una estructura, una política-militar en pleno desarrollo de aplicación en el mundo.

La Iglesia Católica que siempre ha estado un paso adelante en prevenir el curso de la historia desde la desintegración del imperio romano, ha puesto al Papa Francisco que entendiendo correctamente este curso de crisis del sistema capitalista imperialista ofrece, propone nuevas formas de convivencia social pero volviendo hacia atrás el reloj de la historia, porque una sociedad en transición no puede ser transitoria a una involución. El sistema capitalista imperialista que el Papa Francisco condena de muchas formas, no puede dejar de hacerlo, ni menos abrir paso, a una sociedad burguesa capitalista distributiva que la Iglesia, y todas las religiones saben, ya no tiene futuro y por eso el sistema hace la Guerra fraccionada, creando desarticulación social, política económica aquí y allá, pero centralizadamente porque sabe que hemos entrado en el ciclo del ocaso final del sistema.

Este curso actual en pleno desarrollo no es ignoto para la humanidad. Esta fase de la historia de la humanidad se explicó en 1848 con el Manifiesto Comunista de Marx-Engels, los trabajadores intentaron aplicar su enseñanza en 1871 en “La Comuna de Paris” (no es casualidad lo de ahora), pero se constató y afirmó como nuevo comienzo de la historia y su tiempo de medición con LA REVOLUCIÓN RUSA DE 1917, que triunfante derrotó por primera vez al sistema de oprobio de la explotación del ser humano por sí mismo. Y ni la degeneración burocrática del stalinismo pudo hacer volver el reloj de la historia. Con la revolución proletaria rusa, con los bolcheviques a la cabeza en Octubre (Nov) de 1917, la historia había dado un salto dialéctico que ya no podrá ser borrado por ninguna fuerza. Por eso la humanidad, a pesar del déficit de sus direcciones y la ausencia de una Internacional Comunista de Masas, avanza desigual y combinadamente, con contradicciones y aún golpes en algunas partes del planeta, pero estructuralmente no retrocediendo ni un ápice en los avances y progresos ya alcanzados.

Es lo que el sistema sale a intentar cortar, derrotar. Es el curso revolucionario del pueblo griego, que se prepara en unos días a pegar un salto progresivo inmenso con el Syriza y la enorme posibilidad de un gobierno camino a un Estado Revolucionario con el camarada Alexis Tsipras presidente. Es a los progresos de Argentina que no se somete a los “fondos buitres”, como tampoco antes lo hizo al FMI, etcétera. Es Bolivia que avanza como Estado Plurinacional pero cuya estructura en construcción es la de una nueva sociedad sin clases del “buen vivir” que necesariamente no será capitalista. Con Venezuela que combate una agresión externa y sus secuaces internos del sistema imperialista, y está dando batalla y se construye y reconstruye cada día a sí mismo desde y con su dirección y una enorme base social chavista dura, revolucionaria socialista. Es en Brasil por el IV gobierno del PT, con Dilma en la presidencia y Lula como conductor social proletario en uno de los 10 países de mayor desarrollo de la economía y por tanto del sistema capitalista. Condición que, salvando diferencias de poder económico-militar, pero no socialmente lo pone en igualdad de condiciones revolucionarias como si esto se produjese en los EEUU potencia del sistema y se  lograra instaurar un gobierno revolucionario por IV vez. La burguesía brasilera es una de las más potentes del sistema, pero su crisis también se expresa en que ya no puede desenvolverse socialmente en la gran masa del pueblo, y una parte para hacer negocios y sobrevivir debe pactar con el PT que, históricamente y al final del curso, será su enterrador político-social.

EL TERRORISMO, ARMA DEL IMPERIALISMO

Los revolucionarios en la historia de la humanidad no han “utilizado” terrorismo alguno porque no es parte de la construcción de la nueva sociedad. No se cambia el estado de cosas por las vías del terrorismo, del asesinato individual o colectivo. Por el contrario las distintas clases opresoras sociales en la historia han utilizado como herramienta de conquista del poder el terrorismo. La I Guerra mundial de 1914 se apoyó en ello con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria. Era una guerra interimperialista. Hoy la III Guerra mundial fraccionada en el mundo, es producto de una crisis sin salida a la economía distributiva del sistema imperialista. No pueden solucionar la contradicción del gran progreso de las fuerzas productivas con la contradicción de lo reducido de las fuerzas distributivas del sistema. En ese contexto, el imperialismo organiza la contrarevolución utilizando las contradicciones del curso, lo desigual y combinado de este proceso de “Revolución Permanente” al decir de don León Trotski. El imperialismo, su OTAN (NATO), la IV Flota, VII, etcétera, no puede justificar e invadir militarmente. Entonces inventa “armas masivas de destrucción” o “ayuda humanitaria” como en Irak y Libia. Pero la crisis en el cuerno de África sigue vigente en Somalia, en Yemen, Palestina, Egipto donde intentó adelantarse al curso y hacer su “primavera” y le salió un “invierno” porque aunque no se condenara a lo peor de Mubarak, etc, el curso de Egipto hoy está mucho más cerca de Siria, Irán, Rusia y China que de los EEUU.

He ahí, en el doble curso, en que la objetiva alianza de la lucha de clases y la rebelión de las fuerzas productivas se concentra en un curso de la historia de la humanidad a la que el sistema capitalista ya no puede controlar ni decidir por sobre ella en función de sus intereses imperialistas y que concretamente se expresa en la pérdida del mundo que las trasnacionales consideran sus patios traseros, en que se basa esta campaña de terrorismo mundial.  Pero tan importante como ello, en nuestro análisis, está que la dirección política en los EEUU, Demócratas y Republicanos, necesitan justificar ante el pueblo de los EEUU lo que están preparando hacer en escala mundial. Y eso ya lo han denunciado dirigentes y presidentes del mundo, como Putin, Xi Jinping, Maduro, Evo Morales, Correa, Raúl Castro, etcétera.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y EL SOCIALISMO

El asesinato de periodistas y empleados de la revista “Charlie Hebdo” es sin duda una provocación política y cultural en particular a la población de centro y centro izquierda. Pero, por qué a ellos y no a otros? Por un tema de la burla religiosa, meramente, o porque por allí pasa tocar una fibra muy concreta que hace a la vida social de Francia en la que durante siglos como país colonialista no solo que extraía las riquezas naturales sino que parte de ese imperialismo era el de importar fuerza de trabajo esclava o barata de sus “colonias”. Ese no es un problema de la Democracia surgida en 1789 y su revolución burguesa conocida por proclamar una nunca aplicada: Libertad, Igualdad, fraternidad. Sino del imperialismo francés, alemán, inglés, norteamericano. Es parte de la división mundial del trabajo y el desarrollo de las fuerzas productivas donde el papel de la inmigración es usado por las trasnacionales y sus gobiernos neoliberales, como contra parte a las luchas por las conquistas sociales. Es el régimen capitalista que organiza mundialmente lo que hace más sustanciosos sus negocios generando lo que llamamos los posadistas desde hace años “La Plus Valía concentrada” pero que no le resuelve el problema de la distribución social. Y allí aparece en los cientos de millones de migrantes como fuerza de trabajo un desbalance que el imperialismo colonial no puede resolver, como tampoco contener el poder de la fuerza productiva y su actual rebelión en marcha. Por ello, en nuestra opinión NO EXISTEN PROBLEMAS NACIONALES, ÉTNICOS O RELIGIOSOS SINO DE LA LUCHA DE CLASES EN LA QUE EL CAPITALISMO AGREDE A LA HUMANIDAD.

En la URSS, Lenin y los bolcheviques solucionaron los problemas étnicos, religiosos, culturales de una nación inmensa geográficamente y con durísima historia de ocupaciones en las épocas de los zares. Lo hizo integrándose todas en un objetivo común: sacar al joven Estado Obrero Soviético de la crisis por los desastres dejados por la guerra y luego los problemas de armonizar la economía de guerra con la acción de la nueva sociedad. Allí los problemas étnicos, religiosos, culturales autóctonos quedaron relegados o pasaron a tercer plano de la preocupación de la población. No era denigrar a nadie ni subestimar la función o las peculiaridades de cada nación que empezaban a integrar la URSS. Y ello sólo podía hacerse en base a una nueva concepción de la propiedad y la función de ésta en la distribución de lo que se produce.

La acción del imperialismo en la era Gorbachov-Yeltsin fue incentivar y estimular desde lo económico y militar las nacionalidades que componían la URSS, algunas duramente expoliadas por la burocracia moscovita Stalinista que nada tenía que ver con la política bolchevique de V.I. Lenin “acerca de las nacionalidades”, y así lograr reanimar patrioterismos chovinistas y utilizar esto como elemento de disputa. Lo pudieron hacer porque la parasitaria burocracia había creado el caldo de cultivo sin duda, como por la idiotez congénita que tienen todas las burocracias, sean capitalistas o mal llamadas socialistas.

La revista “Charlie Hebdo”, que con profesionales del periodismo se ubicaban a la izquierda en un desigual y complejo cuadro de intereses mediáticos, no cumplía una función defensora de la libertad de prensa y los derechos profesionales del periodismo. En realidad como otras, en nuestra opinión, seudo “revistas de humor” político terminan denigrando lo que hace a la lucha de clases en su función directa como a su esencia liberadora del pensamiento humano. Sin caer en lo mojigato de un pensamiento conservador, vemos que estas revistas son más para una diversión placenteramente organizada en función y como una forma de masturbación cultural acerca de la realidad de la vida en el capitalismo al que supuestamente critican en su sociedad, pero no aportando nada a elevar la lucha de clases y la concepción científica que exige ésta para construir una nueva sociedad.

Son formas maniqueas de situarse por encima de la realidad y deformarlas para que esta no pese en la generación de ideas superadoras de la descomposición actual de esta sociedad. El hecho que no se haga distinción entre las religiones o políticos a los que se satiriza no les da derecho a justificarse cultural o socialmente. La sátira política la hacían los griegos mostrando las contradicciones de su sociedad pero siempre criticando, y con formas muy peculiares como profundas en mostrar el fondo de lo que era el “poder” de un sistema esclavista. Pero lo hacían incorporando a la sociedad como planteando progresos necesarios a esa misma sociedad.

La libertad de prensa en el capitalismo es utilizada como instrumento de dominación y coerción social. Las empresas “periodísticas” en su inmensa mayoría, no son otra cosa que capitales nacionales y extranjeros para fabricar realidades,  incluso librando luchas fratricidas por el mercado de las noticias y la venta de productos del sistema comercial.

La objetividad supuesta de las empresas de venta de mercancías por la vía de la publicidad, sea prensa escrita, TV, radio o informática es pura fantasía. Por ello el sistema está desarrollando esta arma de penetración en la sociedad, en la cabeza de miles de millones de seres humanos, con falsedades que, descubiertas éstas, después nunca quedan en los registros de estas empresas comerciales del periodismo.

La revista “Charlie Hebdo” no es progreso social ni representa a la clase trabajadora francesa, ni del mundo. Pero sí juega un papel que ahora mismo es aprovechado claramente por el sistema capitalista mundial, por el imperialismo, para avanzar un peldaño más en la escalada de la III Guerra mundial en desarrollo y con las características en que ésta se puede desenvolver.

Como en la URSS hace 25 años para romperla desde adentro, ahora el sistema inserta en la humanidad problemas ajenos en tiempo y espacio a sus necesidades, e interviene enarbolando derechos con consignas seudo patrióticas que nada tienen que ver con el progreso de la historia. Es como plantearse en medio de la Integración de América latina disputas territoriales, en particular dentro del UNASUR, tapándose los ojos que en LA INTEGRACIÓN POLÍTICA DE LA REGIÓN SE SUPERAN TODAS LAS ARBITRARIEDADES DE LAS POLÍTICAS  CAPITALISTAS ANTERIORES nacidas desde la misma emancipación política parcial de la región. Contra ello se levantaron desde Bolívar, San Martín, Artigas, Martí y centenares de verdaderos revolucionarios en la historia de América latina y el mundo.

No hay Guerra entre Occidente y Oriente, no hay GUERRA DE CULTURAS O RELIGIONES lo que hay es una profundización de la crisis histórica del sistema capitalista y sus consecuencias en la vida de la humanidad. Reiteramos: la Iglesia Católica con las denuncias del Papa Francisco está planteando una realidad, que no tiene instrumento de superación desde el púlpito porque ello siempre toca a un aliado desde el campo de la clase pudiente. Pero no deja de ser un valioso instrumento de lucha en la manera que incorpora a centenares de millones de ser humanos a ver y discutir esta realidad del mundo. Que no es lo que los medios de prensa muestran, incluyendo en ello a la revista “Charlie Hebdo”, sino a lo que hacen en Siria, Ucrania, Palestina, Somalia, Yemen, Irak, Afganistán, Libia, etcétera.

El sistema cruje y comienza un camino de desintegración en su estructura mundial. Los EEUU como cabeza del sistema, lo siente y extiende sus tentáculos por el mundo como se está preparando a una respuesta masiva en todo el mundo. Necesita tener motivos que lo justifiquen en lo que es sin duda su talón de Aquiles: EL PUEBLO DE LOS EEUU QUE QUIERE LA PAZ. Por eso hicieron el 11 de septiembre en NY con el asesinato en las Torres Gemelas, inventaron la mentira de las “armas de destrucción masiva” y destruyeron Irak y masacraron a un millón de seres humanos. En Palestina asesinan todos los días a pobladores que lo único que reivindican es el derecho a vivir en paz en su tierras, lo mismo que en Siria, Libia, Somalia y el cuerno de África, como en América latina. Este golpe a la humanidad en Francia tiene como objetivo destruir el camino de la fraternidad, la solidaridad y la libertad.

Condenarlo sin especificar, desmenuzar objetivos y su contenido sería tan criminal como su misma realización. Por ello desde las organizaciones sociales, sindicatos, partidos democráticos, revolucionarios, instituciones culturales religiosas, militares y profesionales se debe asumir como necesidad de vida, el contener y derrotar esta escalada que puede tener un fin desastroso a la vida del ser humano, la naturaleza y nuestra relación con el cosmos.

El fin es derrotar a la humanidad en el curso de reconstrucción de su historia. Nosotros desde nuestra revista, sin miedo y con mucha convicción decimos que finalmente de lo que se trata es de impedir LA NUEVA SOCIEDAD SOCIALISTA.

L.C.                   10 de enero de 2015

conclusiones@yahoo.com

www.revistaconclusiones.org

Ante los derrotistas de siempre, Cuba vencerá
El relojero Gorbachov